CON AIRBUS DEFENCE AND SPACE

SENER participa en la antena del rover Perseverance de la NASA que ha llegado a Marte

La compañía se ha ocupado del diseño, la fabricación, la verificación y la integración del mecanismo de apunte de la antena de alta ganancia HAGG que permite las comunicaciones entre el vehículo y las estaciones de seguimiento en la Tierra.

La tecnología de la empresa española SENER Aeroespacial forma parte del rover Perseverance que ha llegado a Marte y que fue lanzado por la NASA el 30 de julio de 2020 como parte de la misión denominada Mars 2020.

La firma ha llevado a cabo el diseño, la fabricación, la verificación y la integración del mecanismo de apunte de la antena de alta ganancia (HGAG, por sus siglas en inglés) que permite la comunicación bidireccional directa entre el vehículo y las estaciones de seguimiento situadas por la Tierra. En otras palabras, es uno de los dispositivos críticos del rover.

SENER Aeroespacial ya colaboró con este mismo mecanismo en el rover Curiosity de la Mars Science Laboratory (MSL), la anterior misión a Planeta Rojo de la NASA.

Al igual que ocurrió en la misión MSL, SENER Aeroespacial ha sido responsable del mecanismo de apunte HGAG, en cooperación con Airbus Defence and Space, contratista principal del sistema formado por el HGAG y la antena de alta ganancia.

El mecanismo tiene dos grados de libertad, elevación sobre azimut, y va integrado sobre la plataforma del vehículo, desde donde logra el apuntamiento preciso de la antena hacia la Tierra. Cada grado de libertad se mueve independientemente, mediante un actuador, para conseguir las velocidades y precisiones requeridas. Asimismo, SENER Aeroespacial ha sido responsable del sistema de sujeción durante el lanzamiento y despliegue posterior de la antena en la fase de operación en Marte.

Además de SENER, la contribución española al rover incluye el instrumento científico MEDA (Mars Environmental Dynamics Analyzer), una estación meteorológica que caracterizará la atmósfera y el polvo marcianos, y que ha sido construido por el Centro de Astrobiología (CAB), adscrito al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Total
0
Shares
Noticia Anterior

Zucchetti Spain lanza una guía con las claves para la transformación digital de los Recursos Humanos

Noticia Siguiente

El gran potencial de los materiales termoplásticos para la industria del automóvil

Noticias Relacionadas