ENTREVISTA CON ECOEMBES

Rosa Trigo, Innovación: “No podemos ser conformistas, hay que impulsar el reciclado del residuo orgánico y textil”

Rosa Trigo desarrolla, como Directora Técnica y de Innovación de Ecoembes desde 2012, proyectos rompedores como The Circular Lab, Smart Waste o Reciclos que apuestan claramente por la aplicación de la tecnología digital para mejorar los procesos de la recogida de desperdicios y para motivar a los ciudadanos que acuden a los contenedores para desprenderse de su basura.

¿Qué planes de innovación aplica o va a aplicar Ecoembes para favorecer la sostenibilidad ecológica?

En Ecoembes llevamos 23 años ya funcionando, siempre hemos llevado la innovación en nuestro ADN. Cuando comenzó Ecoembes, nuestra innovación se basó en poner en marcha el sistema de recogida selectiva en toda España, que no existía de la mano de la Administración, innovando ya en un modelo de colaboración público-privado que nos ha traído hasta aquí y esa primera etapa fue poner todo en funcionamiento y establecer cómo eran esos canales de relación entre Ecoembes, que es el sistema de responsabilidad amplia del productor que representa a los más de 12.600 productores que ponen productos envasados en España, con toda la administración autonómica y local que es la que pone en marcha el sistema de recogida selectiva.

Tras pasar toda esta primera fase, en la segunda etapa de desarrollo nos centramos en una innovación más industrial, nuevos contenedores y vehículos de recogida selectiva más eficientes, empezamos a automatizar en conjunto con la Administración todas las plantas de selección de envases, metiendo nuevas maquinarias, nueva tecnología industrial que permitió que cimentásemos todos los procesos y que todos los envases que el ciudadano recicla en el contenedor amarillo y en el contenedor azul, pues pudieran ser efectivamente reciclados en esta nueva generación de plantas automáticas que pusimos en marcha.

Y ahora estamos en una tercera etapa que comenzamos en el año 2017, donde Ecoembes da fuerza a esa innovación. Fue con la inauguración de The Circular Lab, nuestro gran centro de innovación abierta donde empezamos una etapa de innovación digital. Hoy en día tenemos nuevas tecnologías basadas en toda la conectividad, en el internet de las cosas, en el mundo digital, en blockchain, que nos ha hecho dar un nuevo giro e introducir, abrir un nuevo camino para introducir toda esta tecnología al servicio de la administración y del ciudadano. Entonces sin duda alguna, venimos de empezar, de nacer innovando, porque todo está por hacer y sin duda alguna ahora nuestro gran reto es traer toda la tecnología al mundo de la recogida selectiva y del reciclado para sin duda alguna ser parte del nuevo mundo tecnológico y digital del futuro.

¿Cómo puede ayudar la industria a proteger más el medio ambiente? ¿Qué está haciendo hasta ahora y qué más puede hacer?

Lo primero que hizo la industria, como te decía es en el año 97, consolidarse, juntarse, crear Ecoembes, crear esta empresa que sin duda alguna es donde ellos depositan y canalizan muchas de sus acciones de sostenibilidad y la más importante, consolidar y asegurar que esos residuos de envases son reciclados con una máxima ambición de alcanzar ese 100% de reciclado de todos los envases. Sin duda alguna, la industria ha sido pionera y proactiva, porque sin duda desde la Unión Europea se está impulsando en esa estrategia de economía circular, que la industria sea un principal actor y protagonista en la sostenibilidad y en las decisiones que están en nuestro medioambiente, pero las propias empresas envasadoras, productoras que forman parte de Ecoembes, ya fueron y ya han sido proactivas durante todos estos 23 años. Le doy un dato: desde el año 98, estas empresas han desarrollado más de 53.000 medidas de ecodiseño de sus envases, de sus formatos de envases, y esto ha permitido durante todos estos años ahorrar más de 600.000 toneladas de materias primas. Es un sector absolutamente involucrado en esa sostenibilidad, que está apoyando la nueva legislación y la nueva estrategia que desde la Unión Europea nos está llegando, y que sin duda alguna en todos sus planes de sostenibilidad está la economía circular, liderando esa estrategia, y la parte de cuidar el medioambiente a través del reciclado y del ecodiseño a través de Ecoembes.

Y más concretamente, ¿hay mentalidad real entre los directivos y las directivas de empresas para la adecuada gestión de residuos? ¿Es uno de sus puntos estratégicos o es una obligación que imponéis vosotros o que impone la Administración?

Sin duda alguna es muy importante que desde la Administración, a nivel europeo y a nivel nacional, se impulse, se legisle y se apoye a las empresas para que desarrollen este tipo de acciones. Pero yo pienso, y desde Ecoembes hemos constatado que las empresas han sido proactivas, nunca han sido reactivas, y que siempre han sido promotoras de estos pasos y de estas acciones, muchas de ellas canalizadas a través del propio Ecoembes. Hoy en día, todas las compañías se preocupan y se comprometen por que dentro de sus líneas estratégicas, la adecuada gestión de los residuos esté encima de la mesa. Incluso en un estudio que hizo la consultora PriceWaterhouseCoopers, el 78% de las compañías españolas tenían estrategias ligadas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en sus informes de sostenibilidad en cuanto a sus propios planes estratégicos. Pues para darle datos, nosotros tenemos más de 2.200 empresas en España que están haciendo recogida selectiva en sus centros, en sus propias instalaciones. Y esto es un acto voluntario, porque hoy en día no hay obligación de hacer recogida selectiva en ubicaciones privadas; se centran, según la legislación actual, en esa recogida selectiva municipal, en los contenedores en la calle para dar servicio al hogar pero desde el año, desde hace más de 20 años.

Ecoembes puso en marcha una nueva estrategia de llevar la recogida selectiva a lo que llamamos “el fuera del hogar”, aquellos todos otros puntos donde se generan residuos de envases pero que no estaban incluidos o inmersos en esa recogida selectiva municipal. Y allí las propias empresas han sido un sector muy proactivo al formar parte de este nuevo proyecto, con esos más de 2.200 centros donde ya se realiza recogida selectiva, donde hay involucrados más de 80.000 trabajadores, que se están concienciando del reciclaje y el medioambiente no solo en casa, sino también en sus lugares de trabajo. También, por ejemplo, a través de UGT, hemos puesto en marcha un plan de acción para concienciar a través de sus delegados en sus empresas, para concienciar a las empresas, para concienciar a los trabajadores. Hemos realizado más de 35 jornadas, por ejemplo, en el año 2019, con más de 800 representantes de diferentes empresas para precisamente promover que esta mentalidad no solo venga desde la dirección de las empresas, si no que venga movida desde los propios trabajadores. Que al final qué duda cabe que los propios trabajadores somos ciudadanos y somos los primeros actores que tenemos que impulsar y que tenemos que demandar el reciclado. Entonces sin duda alguna esta transformación ya está ocurriendo y la implicación de las empresas desde sus directivos, desde sus trabajadores, sin duda es el nexo de unión donde se tiene que seguir trabajando.

¿Creéis que están haciendo lo suficiente, sobre todo las administraciones locales, para evitar el aumento de residuos y envases? ¿Cuál es vuestra colaboración con los ayuntamientos, con las mancomunidades en este aspecto?

Desde el punto de evitar el aumento de residuos y envases yo creo que podemos decir que ha sido un camino de éxito, cuando en ese año 97-98 establecimos esa marca de colaboración público-privada con todas las Comunidades Autónomas y con más de 8.000 municipios, que a través de estos convenios de colaboración tenemos recogidos, y que tienen acceso a esa recogida selectiva de envases; andamos un camino que nos ha traído hoy en día a alcanzar una tasa del 80% de reciclado, es decir, 8 de cada 10 envases que pasan a ser residuo, que recogemos y que depositamos en nuestros contenedores son reciclados. Eso nos sitúa entre los 6 países con mayor tasa de reciclado de envases en Europa. Pero sin duda alguna no podemos ser conformistas, tenemos que seguir avanzando, porque los envases, los envases que entran dentro en el ámbito de Ecoembes, que son los envases asépticos, los que entran dentro del contenedor amarillo y en el contenedor azul, son el 8% del total de residuos municipales que se generan en España. Entonces contribuimos con ese 80% de reciclado a una pequeña parte de toda esta carta de residuos que hay que reciclar.

La nueva legislación que se está transponiendo en España, que hay que trasponer de las nuevas directivas de residuos y de envases que se han aprobado en Europa, nos tienen que ayudar a nivel país a centrar el foco en otros nichos que tienen que contribuir a alcanzar los objetivos de reciclado de residuos municipales, el total de los residuos que generamos en las ciudades, en los diferentes municipios que nos marca Europa.

Hay que trabajar e impulsar el reciclado de la materia orgánica, hay que trabajar e impulsar el reciclado de residuos que ahora no tienen este sistema de recogida y de reciclado como es la facción textil, como puede ser los residuos de los sectores comerciales e industriales y con todo eso, sin duda alguna, contribuir a incrementar y alcanzar mayores cuotas de reciclado del total de los residuos municipales en España.

Por supuesto, nosotros desde Ecoembes, en nuestros objetivos está seguir creciendo la tasa de reciclado de los envases domésticos, pero con esa contribución que nosotros hacemos al total de envases. No podemos andar el camino solos. Se tienen que sumar más flujos y sin duda alguna aquí la Administración tiene que jugar un papel relevante, designando para poner en marcha esos nuevos flujos de recogida selectiva y de reciclado, y luego velando por que se cumplan esos objetivos y todos los factores de la cadena de valor que estén involucrados jueguen el papel que les toca.

Rosa, antes al hablar de los planes de innovación ha mencionado The Circular Lab, ¿en qué consiste este proyecto?

The Circular Lab fue el nuevo impulso que Ecoembes y sus empresas envasadoras pusieron en marcha, decidieron que queríamos crecer, que queríamos seguir innovando como un concepto de innovación abierta. ¿Qué quiere decir esto? Pues que teníamos que incorporar en los planes de innovación a todos los actores, que fuera posible a nivel nacional, europeo, y por qué no, mundial, que tuvieran que decir algo en la economía circular y en el reciclado de los envases. Para ello creamos un centro que es The Circular Lab, que se inauguró en el año 2017 que está ubicado en La Rioja, en Logroño concretamente, y allí tenemos un centro que recoge y pilota todas nuestras líneas de innovación abierta. Realmente The Circular Lab es toda la Comunidad de La Rioja, sus habitantes, sus contenedores, sus vehículos de recogida, sus plantas de tratamiento y de reciclado, sus empresas productoras y envasadoras, sus ciudadanos. Con todo ello hemos creado un espacio donde todos los nuevos proyectos puedan ser pilotados, analizados, testados de alguna manera para luego poderlos extrapolar a otras regiones, a otras comunidades, a otros municipios. Desde ese año hemos desarrollado más de 150 proyectos, a nivel nacional y europeo, hemos participado en 5 proyectos europeos, estamos dando empleo a más de 30 profesionales que ocupan las instalaciones de The Circular Lab, hemos trabajado y hemos colaborado y hemos estado en contacto con más 250 start-ups. Sin duda alguna para nosotros el valor de la innovación y de la industria y de las nuevas empresas es una palanca palanca que moviliza la innovación en Ecoembes, y hemos establecido más de 200 colaboraciones externas con universidades, con empresas, con startups, con centros tecnológicos nacionales y europeos, para poner en marcha esos proyectos y desarrollar esos pilotos, que luego se están consolidando en proyectos que ya estamos escalando. Esto lo hemos enmarcado en 4 líneas de actuación. Tenemos una línea de actuación que es la línea de Smart Waste, de cómo aplicar la tecnología a la gestión de los residuos; una línea de ciencia ciudadana, cómo tenemos que trabajar y comunicarnos con el ciudadano, qué nuevos servicios, qué nuevos productos necesita el ciudadano de hoy en día y el ciudadano del futuro para seguir reciclando más y mejor. Otra línea clara para nosotros es el ecodiseño, cómo seguir ecodiseñando para que cada vez nuestros envases sean más circulares; y sin duda alguna el emprendimiento, el emprendimiento es la gran palanca que nos hace ecodiseñar con las nuevas tecnologías, con los nuevos modelos de negocio que hay que incorporar también en nuestra relación con el ciudadano, en nuestra relación con la administración y en nuestra innovación en la gestión de los residuos. Con esas cuatro líneas hemos desarrollado todos esos proyectos y colaboraciones, siempre en ese marco de la innovación abierta.

Cuando ha estado explicando precisamente esto de The Circular Lab, ha mencionado el Smart Waste que sería algo así como “el residuo inteligente”, entiendo. ¿Qué es exactamente?

Bueno, la nueva estrategia de Ecoembes tanto en su nuevo plan estratégico que lanzamos este año como en su nueva estrategia de innovación es incorporar las nuevas tecnologías, y sin duda alguna el mundo digital, a todo lo que hacemos, y llevar esa inteligencia digital y esas nuevas tecnologías a la gestión de los residuos. Entonces, en Smart Waste hemos trabajado, llevamos 2 años trabajando para desarrollar una nueva plataforma digital de gestión de los residuos donde vamos a poner tecnología a disposición de los más de 800.000 municipios que tenemos en nuestro país, para que todos ellos, sin dejarnos a ninguno por el camino, para que puedan tener mayor acceso e información y datos, medidas en tiempo real para poder tomar decisiones en la gestión de sus residuos.

Con este nuevo portal, con esta nueva plataforma todos los ayuntamientos podrán ver dónde están sus contenedores amarillos y azules, cuánto se recoge cada día, en qué momento pasa el contenedor de recogida, dónde se generan más residuos para poder gestionar mejor el servicio que dan a sus ciudadanos, qué municipios o qué barrios reciclan mejor, en qué municipios o qué barrios hay que reforzar o dotar de más infraestructuras para que el ciudadano tenga más acceso y pueda mejorar la recogida selectiva, cómo llegan esas recogidas selectivas a las plantas de selección y a las plantas de reciclado, para poder trazar y tener de forma transparente y directa desde que el ciudadano pone la bolsa amarilla o azul en su contenedor, hasta que el reciclador convierte ese material en otro producto, cómo lo podemos tener todo trazado en tiempo real y todo esto a través de la tecnología digital, a través de esta plataforma, a través de la centralización de vehículos, de contenedores, a través de blockchain donde tenemos trazado todo el sistema y con estos datos pues las entidades locales que son las que gestionan van a poder comunicar a sus ciudadanos y también van a poder tener un movimiento mucho más activo y mucho más protagonista en la gestión de los residuos, que les va a permitir tener herramientas para tomar decisiones y para hacer los procesos más eficientes cada día.

Ahora estamos haciendo 2 macro pilotos de Smart Waste en toda la Comunidad de La Rioja y en todo el Principado de Asturias, y de aquí ya a dos años implantaremos Smart Waste en todas las Comunidades Autónomas, en todos sus municipios, para que sin duda alguna las nuevas tecnologías ayuden a la gestión de la administración y también a la comunicación con sus ciudadanos. Sin duda alguna, este servicio y este proyecto que en una primera etapa va dirigido a todos nuestros ayuntamientos y entidades locales, en una segunda fase sin duda alguna será para mejorar la relación, la transparencia, la comunicación y el servicio al ciudadano.

Muy interesante esta iniciativa, esta plataforma digital. Y dentro de estos términos novedosos, otro que me ha resultado interesante es el “reciclaje 5.0”. ¿En qué consiste?

Dentro de nuestra transformación basada en nuestra innovación, la tecnología y el mundo digital, pues nosotros escuchamos. Una de las primeras cosas que creemos que hay que hacer es la escucha activa al ecosistema con el que quieres innovar. Y nosotros escuchamos al ciudadano y a la Administración, y este ciudadano es un ciudadano absolutamente concienciado, reciclador, hay más de 37 millones de españoles que nos declaran que ya reciclan sus envases a diario. Sin duda alguna nos pedían más, nos pedían que de alguna manera el modelo evalucionara para que ellos se sintieran de alguna manera recompensados en su esfuerzo diario de reciclar. Y con este concepto, y aprovechando las tecnologías de las que disponemos hoy en día, pues nació en The Circular Lab este proyecto que ya le llamamos Reciclos. Es verdad que en su día le dimos ese nombre “reciclaje 5.0”, pero ya le llamamos Reciclos donde a través una web APP, una aplicación que los ciudadanos nos descargamos en nuestros móviles, pues por cada lata o botella de bebida que deposito en el contenedor amarillo pues se me recompensa con unos Reciclos; los Reciclos son un tocken que luego puedo canjear en un market place por productos o servicios sostenibles. Empezamos en el año 2019, haciendo una serie de pilotos en 4 municipios de Cataluña y actualmente estamos en 36 municipios de 7 Comunidades Autónomas. Hemos cerrado el año 2020 con 2 millones de habitantes incorporados en el proyecto Reciclos y a lo largo de este año nos extenderemos por municipios de todas las Comunidades Autónomas y creemos que a finales de 2021 pues tendremos casi 4 millones y medio de habitantes incorporados al proyecto. Entonces a través de la tecnología digital y a través de blockchain, pues podemos recompensar a los ciudadanos recicladores y a aquellos nuevos que necesiten una motivación, un aliciente para unirse al reciclaje de envases, de esa recompensa por su acción de cada día. Sin duda alguna, ha sido una respuesta a una demanda que existía en la sociedad y que también existía por parte de nuestras entidades locales, de la Administración.

En vuestra opinión, ¿reciclamos bien en España, recicla bien? La tasa parece que es alta por lo menos en vuestro sector, ¿pero en general se recicla bien?

En España podemos considerar que somos, y bueno así lo considera Eurostat, en el año 2018 que es el último informe que publica Eurostat que recoge las estadísticas de todos los países de la Unión Europea, situaba a España con un 62,8% de reciclado del total de residuos y esto nos situaba entre los 7 primeros países europeos que reciclamos. Entonces la respuesta es sí, reciclamos bien y, si nos centramos en el reciclado de los residuos de los envases domésticos, todavía estamos más a la cabeza con ese 80% de tasa de reciclado en 2019. Pero esto no nos puede hacer quedarnos conformistas, es decir, tenemos que seguir creciendo porque aún hay muchos flujos, donde no existe este modelo de recogida selectiva y de reciclaje y sin duda alguna desde la Administración y desde la empresa, productores, ciudadanos, todos los que formamos parte de esa cadena de valor tenemos que seguir impulsando.

¿Por qué se permite que se fabriquen envases que no se reciclan, creo yo que no se pueden reciclar, como el corcho blanco y que sí entran en el sistema integrado de gestión de residuos?

Lo primero es que también se han creado toda una serie de mitos acerca del reciclado de materiales concretos. Más allá de entrar en el corazón de la pregunta, pues hablando de ese corcho blanco, el poliestireno se recicla. Se recicla depositándolo en el contenedor amarillo, y se recicla dentro de la facción de que llevamos al reciclador de envases de plástico mezcla que se destina para hacer mobiliario urbano, piezas sustitutivas de productos, tipos maderas, cerramientos para diferentes sectores como agricultura y ganadería, parques infantiles, etc. De hecho, Ecoembes tiene firmados convenios de colaboración con más de 10 centros donde se realiza recogida selectiva de este tipo de envases, que se reciclan para convertirlos de nuevo en envases de poliestireno. A lo mejor esa parte del final del ciclo de reciclado el ciudadano no la conoce y hay que explicarlo mejor.

Pero sin duda alguna, todavía hay envases que por sus características no existe un proceso industrial que garantice su mayor eficiencia en el reciclado. Dentro de esos impulsos que la Comisión Europea está lanzando y está poniendo como retos, el objetivo es que todos nuestros envases sean reciclables en 2030. Para ello también hemos innovado y hemos puesto a disposición de nuestras empresas herramientas tecnológicas, como una que estamos ahora lanzando que se llama Pack Circular Design, donde las empresas meten las características técnicas de sus envases y esta herramienta le responde sobre las cualidades que ese envase tiene desde el punto de vista de su sostenibilidad, su reciclado final y su funcionalidad. Entonces con Pack Circular Design los envasadores pueden meter todos sus envases, van a poder tener una valoración del grado de reciclabilidiad de sus envases y van a poder tomar decisiones para poder seguir desarrollando y ecodiseñando sus envases para que sean 100% reciclables y para incrementar la circular idas de sus residuos envases. Esta otro de los desarrollos de innovación que desarrollamos en The Circular Lab, y que va a permitir seguir dando esos pasos para que esos objetivos del 2030, para que todos nuestros envases fueran fácilmente reciclables.

He estado viendo unas críticas muy duras de Greenpeace hacia Ecoembes. ¿Eso cómo se entiende si vosotros también estáis favoreciendo la transición ecológica, el reciclado? ¿A qué se deben esas críticas?

Eso mismo nos preguntamos nosotros. Creemos que realmente esto obedece a una campaña que terceros, a través de Greenpeace, están promoviendo para impulsar un nuevo modelo de recogida de unos determinados envases, un modelo que no aporta ni eficiencia ni incremento en la tasa de reciclado pero que, sin duda alguna, para determinadas empresas fabricantes de determinadas máquinas sería muy rentable.

De hecho, hemos visto también publicado últimamente como hay detrás de empresas como Retorna, grandes aliadas de Greenpeace en esta campaña, financiaciones extrañas de explicar precisamente para apoyar modelos que ni contribuyen al reciclado ni contribuyen a la eficiencia y que sin duda alguna supondrían un coste al ciudadano que no tiene por qué asumir.

Lo que nosotros lanzamos es que todos aquellos que realmente creemos en el medio ambiente y creemos en seguir construyendo, mejorando y comprometiéndonos con la sostenibilidad, con el cuidado de nuestro entorno y de nuestro planeta, sumemos. Sumemos, seamos constructivos y sumemos, y nos pongamos retos para seguir mejorando y para seguir creciendo. Ese es nuestro camino y esa es nuestra propuesta, y estaremos encantados de acoger y de impulsar todos los que con nosotros quieran contribuir a este proyecto.

Total
0
Shares
Noticia Anterior

MAPFRE crea un modelo de IA que agiliza la contratación de seguros de coches usados

Noticia Siguiente

Apuesta clara por la pluralidad de ideas, temas y enfoques

Noticias Relacionadas