630 DESPIDOS

Preocupación por el efecto en la industria auxiliar del ERE en la planta de Ford en Valencia

El ERE anunciado por la planta de Ford en Almussafes supondrá el despido de más de medio millar de trabajadores e inicialmente un parón en la planta de motores de tres semanas desde el día 22 de marzo, teniendo en cuenta las vacaciones de Semana Santa, mientras que la planta de vehículos continuará trabajando hasta el 1 de abril y parará por vacaciones.

El Expediente de Regulación de Empleo también ha causado honda preocupación en la industria auxiliar de Ford, que advierte del efecto dominó en sus empresas en función del nivel de dependencia de la factoría y de que por cada despido en la compañía, se producen tres en las empresas proveedoras.

Un portavoz del Clúster de Automoción de la Comunitat Valenciana (Avia), José Manuel Orta, comentó que en los próximos días conocerán el impacto de los despidos de Ford en las empresas proveedoras.

“No tenemos que olvidar que Ford es la máquina tractora del sector del automóvil en la Comunidad Valenciana, que representa el 12 % del PIB y da empleo a 30.000 personas”, señala Orta, que alerta de que si no se prorrogan los ERTE a partir del 31 de mayo, seguramente una parte se transformará en despidos, dado que la caída de la demanda es patente y existe un problema de suministro de semiconductores que está haciendo “mucho daño”.

La dirección de la fábrica valenciana anunció recientemente 630 despidos por una previsión de reducción de la producción diaria de 280 vehículos (de 1.640 a 1.360) para una plantilla que, entre sus 7.180 empleados, solo cuenta con 260 trabajadores que este año cumplirán 57 y 58 años.

En estas próximas semanas se tendrán que empezar a negociar los despidos y los sindicatos han pedido un receso de quince días que les dé oxígeno para buscar alternativas con el objetivo de evitar despidos forzosos.

“Es una de las situaciones más graves y complejas a las que nos enfrentamos, y hay muchas variables que no dependen de nosotros y que complican mucho la estabilidad en la fábrica”, admitió el presidente del Comité de empresa y representante del sindicato mayoritario en Ford Almussafes, UGT, Carlos Faubel. El sindicalista tiene dos objetivos: por una parte, evitar los despidos forzosos y, por otra, conseguir a medio plazo estabilizar la fábrica para que la gente joven que se contrató en su día mantenga el proyecto de vida que había iniciado en Ford.

Además, para el 30 de marzo está convocada una reunión del Comité europeo de Ford en Colonia, en la que Faubel participará de forma telemática para preguntar a la dirección europea por el futuro de Almussafes y su participación en motores/modelos híbridos y eléctricos.

El resto de sindicatos representados en la factoría (STM, CCOO y CGT) ha reclamado carga de trabajo para garantizar el futuro de la planta valenciana y la asignación de nuevos productos para mantener los actuales niveles de plantilla.

El anuncio de despidos, que podría suponer la desaparición del turno de noche, no era esperado por los trabajadores, que confiaban en un impacto menor que en 2020, cuando se aplicaron sucesivos ERTE para adecuar la bajada de la producción.

Total
0
Shares
Noticia Anterior

SCHUNK recibe el premio a la formación orientada al futuro

Noticia Siguiente

El Instituto Tecnológico Textil lidera un proyecto para vincular la industria creativa y los sectores tradicionales

Noticias Relacionadas