ENTREVISTA

Miguel Ángel Redondo, Delegado de Economía: “Impulsaremos sectores estratégicos que hagan de Madrid un referente de modernización”

Concejal por Ciudadanos desde 2014 y miembro de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid desde 2019, Miguel Ángel Redondo Rodríguez es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Alcalá de Henares. Trabajó en John Crane y Fomento de Construcciones y Contratas, antes de dar el salto al mundo de la política municipal de la mano del partido naranja.

¿Había política industrial en Madrid antes de que llegaran ustedes al Ayuntamiento?

Con anterioridad, existía un plan industrial del equipo de gobierno precedente. De hecho, los “Acuerdos de la Villa” aluden al Plan que ahora se presenta como “Nuevo Plan Industrial” y que hemos decidido denominar como “Plan Renove Industria”. El “Nuevo Plan Industrial” se caracteriza por estar adaptado al especial contexto en el que surge y por ser más ambicioso que las iniciativas que le precedieron en el mismo ámbito, tanto por su carácter plurianual y su vigencia durante un periodo de cinco años (2021-2025) como por la heterogeneidad de las medidas que contempla y el volumen de recursos movilizados que supone un notable esfuerzo presupuestario que, para dicho periodo, asciende a un total de 125 millones de euros. Además, podemos afirmar que cuenta con un perfil muy definido tanto por su fondo y contenido como por su forma y procedimiento de aprobación.

En primer lugar y en cuanto a los aspectos formales, el “Nuevo Plan Industrial” se ha incorporado en los “Acuerdos de la Villa” y ha contado, por tanto, con el conocimiento, participación y aprobación por unanimidad de todos los grupos políticos con representación en el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Madrid. Este aspecto nos parece fundamental, toda vez que, ante una situación como la generada por la pandemia del COVID-19, una situación excepcional e inédita cuyas consecuencias e impacto están todavía por evaluar en su totalidad, el éxito sólo puede obtenerse desde el consenso y la unidad. En segundo lugar y en cuanto al fondo o contenido del Plan, el actual equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid está convencido de que la actividad industrial y servindustrial es uno de los ejes clave para la recuperación, el desarrollo y la estabilización de la economía en un contexto tan difícil como el actual y constituye, sin duda alguna,  un resorte esencial para la potenciación de sectores estratégicos  y competitivos que hagan posible contar, a medio plazo, con un  tejido industrial de alto valor añadido e indudable potencial de futuro que transformen nuestro sistema productivo.

¿Cuáles son sus principales líneas de actuación en materia de inversión?

Al “Plan Renove Industria” podemos calificarlo como ambicioso y transversal (por la amplitud de sus objetivos y líneas de actuación), situacional y adaptativo (por su adecuación al grave contexto de crisis   generado por la pandemia sin renunciar, no obstante, al cumplimiento de sus objetivos de carácter más estructural a medio y largo plazo), plurianual (por su vigencia  durante los próximos cinco  años) y producto de un esfuerzo presupuestario que se traduce en una dotación de casi 110 millones de euros. Esa dotación hará posible la puesta en marcha de diferentes acciones, medidas o líneas de actuación entre las que me gustaría destacar, a continuación, algunas  tan relevantes como el reforzamiento de las ayudas a los autónomos y pymes para facilitar su liquidez a través de diferentes sociedades de garantía recíproca (Avalmadrid, Iberaval, Elkargi), el fomento y reactivación de la industria y sus servicios conexos en el contexto del COVID-19, el apoyo a la industria cultural y creativa (CREA), el impulso a la red de Factorías Industriales municipales, la puesta en marcha del “Centro de Innovación en Economía Circular” (CIEC), la creación de la “Oficina para la Reactivación de la Industria” y del “Observatorio Industrial”, la potenciación de “La Nave” y los Centros Asesora y Consolida, el reforzamiento y ampliación de la red de Clústeres, la creación de la “Escuela municipal de Talento digital”, la intensificación de las mejoras en los espacios públicos de las áreas industriales, la elaboración e implementación de “Planes Directores de Espacios industriales” (VIVAVI), la puesta en marcha de un “Visor de Suelos de Actividad Económica de la ciudad de Madrid”, el refuerzo de la internacionalización de la economía de la Ciudad de Madrid a través del MIA (“Madrid Investment Attraction”) o la incorporación en la oferta formativa de la Agencia para el Empleo de  paquetes formativos de lenguajes y herramientas de programación en los sectores punteros  vinculados con la  ciberseguridad, la Inteligencia Artificial o los Big Data.

¿Cómo han respondido las empresas industriales madrileñas para paliar los efectos de la pandemia?

Para centrar adecuadamente mi contestación y ubicarla en su contexto, me va a permitir que le facilite primero algunos datos que, procedentes del último “Barómetro de Economía de la Ciudad de Madrid”, me parecen fundamentales para entender el enorme impacto que ha provocado la crisis sanitaria del COVID-19 en la economía de la ciudad de Madrid en 2020:

  • Se ha reducido drásticamente el crecimiento del PIB de la Ciudad (-10,5%).
  • Se ha multiplicado el paro registrado, que creció un 30,7%.
  • Se ha contraído un 6,5% el IPI (Índice de Producción Industrial).
  • Se ha experimentado un descenso de 24,2 puntos en el “Índice de Confianza Empresarial Armonizado” (ICEA).
  • Se ha registrado una bajada del 84,8% en el número de viajeros que visitaron la Ciudad de Madrid y las pernoctaciones han retrocedido también sustancialmente en un 83,3%.
  • Se ha reducido el número de pasajeros del aeropuerto de Madrid en un 51,0%.

A pesar del durísimo impacto económico que revelan estos datos, quiero subrayar con toda rotundidad y con mi total reconocimiento que las empresas, cooperativas, autónomos, emprendedores y startups de la Ciudad de Madrid, así como el conjunto de los ciudadanos, están dando una lección de coraje, voluntad y determinación para no dejarse vencer por las consecuencias de la pandemia.

Como tantas otras veces ha hecho esta ciudad y quienes la habitaban cuando se la ha puesto a prueba a lo largo de su historia, de nuevo está respondiendo al reto planteado con una conducta ejemplar y de resistencia ante la adversidad. 

Podemos afirmar, por tanto, que nos encontramos ante un claro ejemplo de resiliencia, un concepto de moda que ha calado poco a poco hasta permear incluso el ámbito del lenguaje político y administrativo. Si por resilientes entendemos, tal y como lo entendían el psicólogo Norman Garmezy y otros autores cuando acuñaron el término, aquéllos que son, a partes iguales, resistentes y flexibles, los madrileños lo son y muy en particular y sin el menor género de duda los empresarios, autónomos y emprendedores de la Ciudad de Madrid que están encarando con decisión las circunstancias más difíciles, adaptándose a la situación y asumiéndola de una manera realista como inevitable punto de partida para superarla. Por este motivo, debemos estar a su lado para acompañarles y apoyarles en un momento tan complejo.

Desde el inicio del presente mandato hemos estado al lado del “Madrid emprendedor” impulsando, tal y como nos comprometimos en el Segundo Eje de actuación de nuestro Programa de Gobierno; la reducción de cargas e impuestos, el fomento de la innovación, la captación de talento y el apoyo al emprendimiento empresarial y cooperativo.

La llegada de la pandemia ha desencadenado una preocupación constante de la actual Corporación Municipal y ha reforzado su voluntad de apoyo a la iniciativa empresarial y de minimización del impacto económico del COVID-19 sobre la actividad y el tejido productivos de Madrid. A tal fin, se han aprobado, tanto para el ejercicio 2020 como para el ejercicio 2021, diferentes acuerdos, decretos y modificaciones de las ordenanzas fiscales que han permitido la articulación de una pluralidad de medidas que han estimulado el mantenimiento de la actividad económica. Entre ellas cabe destacar: la ampliación de plazos y moratorias para el pago de los impuestos municipales, la  reducción y bonificación de impuestos, la flexibilización de los requisitos para la ocupación de la vía pública y la instalación de terrazas de hostelería y restauración con un descuento del 25% en la “tasa de terrazas”,  el apoyo a los mercados municipales y al comercio de proximidad y la hostelería o el refuerzo de las ayudas a las pymes y autónomos potenciando su liquidez mediante la concesión de avales.

El “Plan Renove Industria” constituye un nuevo hito en este proceso de acompañamiento al “Madrid Emprendedor”, tanto a corto como a medio y largo plazo.

¿Cuál es la apuesta del Ayuntamiento de Madrid para la industria en los próximos años?

Desde esa política de proximidad, acompañamiento y apoyo al “Madrid Emprendedor” a la que acabo de referirme, la apuesta del Ayuntamiento de Madrid para la industria en los próximos años es, obviamente, la contenida en el “Plan Renove Industria”. El Plan se ha considerado como una medida prioritaria para el impulso de la vida económica de nuestra ciudad y la recuperación de su capacidad productiva y de su competitividad y se caracteriza por un enfoque transversal que presta especial atención a factores clave para la transformación de nuestro tejido industrial como la economía circular, el cambio climático, la sostenibilidad, la eficiencia energética o la digitalización y los procesos 4.0.

El Plan pretende ser a la vez:

  • Un instrumento eficaz a corto plazo para la “reactivación industrial” y el acompañamiento a las empresas en el marco de la crisis provocada por el COVID-19.
  • Una apuesta, a medio y largo plazo, por la “reindustrialización” y el fortalecimiento y transformación del tejido del sector secundario de la Ciudad con visión de futuro y carácter estructural.

Además, la aprobación del “Plan Renove Industria” por el Ayuntamiento de Madrid marca una diferencia sustancial respecto de anteriores actuaciones municipales en este ámbito porque supone:

  • La asunción de las responsabilidades que, como gran urbe y centro de desarrollo económico y social, le corresponden, participando, desde el ámbito local, en el impulso de un proceso de cambio global. Tal y como se desprende de la “Agenda 2030”, la “Nueva Agenda Urbana de Naciones Unidas”, la “Agenda Urbana para la UE” o la propia “Agenda Urbana Española”, las grandes urbes y sus áreas metropolitanas están llamadas a liderar un proceso de cambio global. De hecho, ya más del 80% de la actividad económica global se concentra en ellas. Se calcula que, en 2025, un 60% del PIB global se generará en solo 600 ciudades y que, en 2050, aglutinarán el 70% de la población mundial. En ese contexto y como centros de impulso y desarrollo económico y social, las grandes metrópolis tienen, en la política industrial, una herramienta esencial para generar transformaciones estructurales y favorecer al conjunto del sistema productivo.
  • El alineamiento de la política industrial municipal y de su “Programa Operativo de Gobierno 2019-2023” en dicho ámbito con los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de la “Agenda 2030”, en particular, con el objetivo número 9 (Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación)  y la meta 9.4 (De aquí a 2030, modernizar la infraestructura y reconvertir las industrias para que sean sostenibles, utilizando los recursos con mayor eficacia y promoviendo la adopción de tecnologías y procesos industriales limpios y ambientalmente racionales, y logrando que todos los países tomen medidas de acuerdo con sus capacidades respectivas).   
  • El reconocimiento del rol que corresponde a Madrid como mayor ciudad del país y como catalizador decisivo para el funcionamiento y progreso del conjunto de la economía española.
  • La aportación del Ayuntamiento de la capital de una iniciativa de industrialización que se suma a las de las restantes administraciones en favor del sector secundario y que viene a complementarlas favoreciendo la sinergia entre todas ellas. (Las actuaciones del Ayuntamiento de Madrid en materia de industria se alinean con las de otras administraciones: la “Estrategia Renovada de Política Industrial” de la Unión Europea, el “Programa de Reindustrialización y Fortalecimiento de la Competitividad Industrial 2019” del Gobierno de España y el “Plan Industrial 2020-2025” de la Comunidad de Madrid).
  • La decidida participación de la Ciudad de Madrid en ese gigantesco esfuerzo europeo de recuperación que supone la aprobación del “Fondo Next Generation” mediante la presentación de proyectos para la captación de recursos de dicho Fondo que se canalizarán a través del “Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia” que ha elaborado el Gobierno de España.
  • La aplicación en la ciudad de Madrid de las “estrategias de especialización inteligente” que recomienda la Unión Europea y que hacen posible que las inversiones en investigación e innovación públicas tengan en cuenta las fortalezas y ventajas competitivas de ciudades y regiones como un elemento básico para su desarrollo.

Le he oído hablar públicamente del “Plan Renove Industria” para el Ayuntamiento de Madrid. Parece un instrumento muy ambicioso y transversal, equiparable a una iniciativa similar que existe en el País Vasco. ¿Cuáles son los objetivos de este futuro plan?

Efectivamente, se trata de una iniciativa tan ambiciosa como necesaria y quiero aclarar que va más allá del Plan al que se refiere usted en su pregunta y a lo que, con carácter general, se entiende habitualmente por un plan “renove”. En este caso, no nos limitamos a la renovación o actualización de equipamientos que, por otra parte, debo subrayar que también están previstos en la nueva línea de subvenciones municipal de impulso a la industria que se enmarca en el Plan.

Nuestro objetivo principal a medio y largo plazo, sin descuidar las necesidades urgentes surgidas a causa de la pandemia, es la transformación y puesta al día del conjunto del tejido productivo del sector secundario en la ciudad de Madrid, primando como ya le he indicado, aquellos ámbitos de la actividad productiva con mayor complejidad, potencial de futuro y valor añadido que permiten atraer inversión y talento, incrementar el PIB, generar empleo de calidad y estimular el emprendimiento.  

Se trata de impulsar sectores estratégicos que puedan hacer de Madrid un referente nacional e internacional de modernización de los procesos industriales mediante la aplicación de las tecnologías más avanzadas, del intercambio de dichas tecnologías y buenas prácticas, así como convertir a la Ciudad en una plataforma de lanzamiento de empresas.

A tal fin, el “Plan Renove Industria” tiene 6 objetivos estratégicos para cuyo cumplimiento se prevén un amplio y diversificado conjunto de acciones y medidas. Tres de los objetivos son de emergencia y tres a medio y largo plazo. Los 3 objetivos estratégicos de emergencia, más vinculados con la crisis del COVID-19, son los siguientes:

  • Aumentar la competitividad industrial a través de la I+D+i y la transformación digital. En este objetivo se Integran acciones que tienen como fin incrementar la competitividad de las empresas mediante el uso de la I+D+i, aumentar la base de empresas industriales tecnológicas, así como facilitar la transformación digital y la transición hacia la Industria 4.0. Igualmente, se pretende que las empresas incorporen en su funcionamiento objetivos de economía circular.
  • Facilitar el crecimiento de las pymes y la colaboración industrial.  Su propósito básico es el estímulo a la industria madrileña y el fomento de la colaboración entre las empresas.
  • Aumentar el papel de la Administración como catalizador del sistema industrial. Es evidente la capacidad de la política industrial como elemento clave   para el desarrollo y la generación de transformaciones estructurales y, en este ámbito, las administraciones juegan un papel clave como facilitadoras de dichas transformaciones.

Los objetivos a medio y largo plazo del “Plan Renove Industria”, asociados con una transformación del tejido industrial y de la actividad económica de la ciudad, son los siguientes:

  • Incrementar la orientación hacia el exterior y la participación en cadenas de valor globales. La finalidad de este objetivo es potenciar la internacionalización de las empresas industriales madrileñas y reforzar la presencia de sus productos más allá de nuestras fronteras generando una “Marca Madrid”.
  • Fomentar la competitividad económica y sostenibilidad en polígonos industriales y áreas de actividad económica. Se trata, en definitiva, de hacer compatible la rentabilidad del tejido productivo con el tránsito hacia una industria sostenible, aprovechando las oportunidades de la transición energética, la descarbonización y la digitalización de la economía.
  • Potenciar la formación y el empleo de calidad en la industria. La finalidad de este objetivo es preparar técnicos especializados que respondan a la demanda de competencias STEM y sean capaces de adaptarse al entorno digital y las exigencias derivadas de la Industria 4.0.

¿Qué medidas de comunicación tienen pensado desarrollar para presentar este “Plan Renove Industria”?

Está prevista la difusión del contenido y de las diferentes acciones y medidas del Plan a través de los medios de los que disponen los diferentes órganos implicados de la administración municipal, la Cámara de Comercio de Madrid, las asociaciones empresariales (CEIM y Foro de Empresas de Madrid), de la economía social y del trabajo autónomo, así como mediante la Red de clústeres que promueve o en los que está presente el Ayuntamiento de Madrid.

¿Van a hacer algún tipo de campaña de promoción de la industria de Madrid o para potencia la imagen de las empresas radicadas en la Ciudad?

En el marco del Objetivo Estratégico 3 del Plan, que tiene por objeto “aumentar el papel de la Administración como catalizador del sistema industrial” y entre las diferentes iniciativas públicas cuya finalidad es el apoyo a la actividad económica industrial, cabe destacar la relativa al impulso de la marca “Hecho en Madrid” para la promoción de los productos de la industria de la Ciudad de Madrid. Efectivamente, está ya en la primera fase de su diseño y elaboración una campaña publicitaria que, concebida para su difusión tanto en soportes digitales como no digitales, tiene como finalidad reforzar la presencia de los productos fabricados en Madrid en diferentes medios, destacando no sólo su calidad, sino también aquellos rasgos que, por su origen, los hacen singulares, otorgándoles una personalidad propia y definida.

¿Cómo debería posicionarse el tejido industrial madrileño en materia de digitalización o de sostenibilidad?

Como ya he señalado el “Plan Renove Industria” tiene por objeto la transformación del tejido industrial de la Ciudad haciendo uso de las tecnologías más avanzadas y con mayor capacidad de generar un cambio radical en los procesos productivos del sector secundario. En la actualidad, cualquier iniciativa en materia de promoción industrial debe tener en cuenta tres elementos esenciales que van a condicionar sus resultados:         

  • En primer lugar, la evolución de las nuevas tecnologías y una digitalización creciente de la producción con la generalización de sofisticadas herramientas asociadas a los “big data”, la inteligencia artificial o la internet de las cosas. 
  • En segundo, la necesaria sostenibilidad de la actividad productiva en un escenario de transición hacia una economía sostenible, hipocarbónica y circular que, más eficiente y respetuosa con el medio ambiente, prime el uso de tecnologías energéticas limpias y el respeto a los compromisos adquiridos en materia de control de emisiones.
  • Por último, el contexto de una economía mundializada y de obligada apertura a los mercados internacionales que hace preciso un esfuerzo para garantizar un comercio abierto y una competencia leal de todos los actores.

Todos estos elementos han sido tenidos en cuenta en la elaboración del “Plan Renove Industria” y seguirán muy presentes en su ejecución. Baste para ello recordar que, entre los objetivos estratégicos del Plan y como ya he señalado al referirme a sus principales líneas de actuación,  se encuentran:  “aumentar la competitividad industrial a través de la I+D+i y la transformación digital” (objetivo estratégico 1), “incrementar la orientación hacia el exterior y la participación en cadenas de valor globales” (objetivo estratégico 4) y “fomentar la competitividad económica y sostenibilidad en polígonos industriales y áreas de actividad económica” (objetivo estratégico 5).

Estos objetivos se alinean, además, con los de otras iniciativas adoptadas en el ámbito industrial por las administraciones estatal y autonómica que se centran, precisamente, en las oportunidades y ventajas de la digitalización y la sostenibilidad y circularización de la economía. Así, entre los objetivos principales del “Plan Industrial 2020-2025” de la Comunidad de Madrid (PICMA) cabe citar los relativos al aumento de la competitividad y el crecimiento basados en la I+D+i y la digitalización; el incremento de la orientación hacia el exterior o el avance hacia un modelo industrial sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Por su parte y en el ámbito estatal, el “Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia” se vertebra mediante una serie de “políticas-palanca” denominadas así por su indiscutible capacidad tractora, disruptiva y de cambio de la economía y del conjunto de la sociedad. Entre dichas políticas, pueden destacarse algunas como las relativas a la “transición energética justa e inclusiva” o a “la modernización y digitalización del tejido industrial y de la pyme”.

¿Cómo valora la relación de la institución que usted representa con las asociaciones empresariales?

La calificaría como excelente. Ya he hablado del coraje del “Madrid Emprendedor” (empresarios, cooperativas, autónomos, emprendedores y startups), de su probada resiliencia y de la necesidad de estar cerca de ellos y de prestarles toda nuestra colaboración y apoyo. Dicho esto, creo que es preciso hacer un especial énfasis en el cambio del papel que corresponde a las administraciones en el actual contexto global, tecnológico y relacional.

La sociedad en la que vivimos se caracteriza por su extrema complejidad, por configurarse como una tupida red de relaciones de interdependencia, como un entorno relacional en el que cada uno dependemos de los demás. Esa complejidad se ve agravada tanto por la multiplicación de los agentes implicados en los fenómenos colectivos como por el hecho de que ninguno de esos agentes tiene, por separado, la capacidad de resolver los problemas que se plantean. Este nuevo entorno relacional exige una nueva forma de hacer las cosas y ha provocado una sustancial transformación de las relaciones entre lo público y lo privado y, en consecuencia, también en las formas de organización y gestión que, necesariamente, deben basarse en el entendimiento y corresponsabilidad de ambos. Esa corresponsabilidad supone, principalmente: tomar conciencia de los objetivos compartidos, asumir responsabilidades definidas para su ejecución y la materializar de forma concreta las responsabilidades asumidas.

El criterio para la asignación de tareas y responsabilidades no es, por tanto, el de la naturaleza pública o privada de las organizaciones implicadas, sino el de su capacidad para dar la respuesta más adecuada a una necesidad social. “Lo importante ya no es quién lo hace, sino el resultado”. Las administraciones, por tanto, tienen ahora un “protagonismo diferente”. A pesar de que pasen a ser un actor social más, ocupan, no obstante, una posición preferente para ejercer un liderazgo desde el que les compete actuar como “emprendedoras sociales”, es decir, como creadoras y dinamizadoras de redes colaborativas en las que participan tanto organizaciones públicas como privadas. Por este motivo, las administraciones están llamadas a la aplicación de todo tipo de fórmulas de colaboración público-privada.

Todo esto que acabo de comentarle tiene, sin duda, mucho de formulación teórica y, por ello, le voy a poner dos ejemplos muy concretos que prueban que, desde el Ayuntamiento y muy en particular desde el Área de Gobierno que dirijo, hemos sabido entender cuál es el nuevo papel que, como administración, nos corresponde, se trata de un nuevo rol definido por la colaboración público-privada, la participación y la transparencia.

  • El primero de los ejemplos se refiere al proceso de elaboración de la nueva línea de subvenciones a la industria del Ayuntamiento de Madrid que ha sido resultado de una labor previa de “benchmarking” que ha analizado el trabajo realizado por otras administraciones en España y fuera de ella, pero sobre todo ha sido producto de la franca y abierta colaboración con todos los agentes implicados: administración municipal, entidades de representación empresarial (CEIM, Madrid Foro Empresarial, Cámara de Comercio y Asociación de Fabricantes de Herramienta y Maquinaria),  y también de diferentes clústeres (Big data, Ciberseguridad, CITET) que, mediante numerosas reuniones de trabajo e intercambios de información, nos han hecho llegar su cualificado criterio formulando numerosas observaciones y  realizando valiosas aportaciones.
  • El segundo de los ejemplos tiene que ver con la potenciación por el Ayuntamiento de la Red de Clústeres. Como ha reconocido la “Estrategia Renovada de Política Industrial” de la UE, los clústeres constituyen un utilísimo instrumento que estimula la cooperación entre administraciones, empresarios, inversores, universidades y centros de investigación y promueve la modernización industrial, muy especialmente, en los ámbitos regional y local. 

En ese contexto relacional al que me he referido, cobran pleno sentido los clústeres que, concebidos como lugar de encuentro, convergencia o agrupamiento de los distintos agentes e intereses implicados en un determinado ámbito material, constituyen eficaces instrumentos de colaboración público-privada que facilitan el impulso de la actividad económica al hacer posible el esfuerzo conjunto de todos los agentes implicados en un mismo ámbito de actividad y conocimiento.

En definitiva, el actual equipo de Gobierno de la Ciudad de Madrid es plenamente consciente de ese nuevo papel de las administraciones como creadoras y dinamizadoras de redes colaborativas en las que participan organizaciones públicas y privadas y muy especialmente de la necesidad de una buena relación, como la que tenemos, con el “Madrid Emprendedor” y todas las entidades que le representan, sean éstas empresariales del ámbito de la economía social, del trabajo autónomo o del emprendimiento y las startups.

Total
0
Shares
Noticia Anterior

Bruselas convoca los Premios Europeos a la Promoción Empresarial

Noticia Siguiente

AVS y Fagor Automation colaboran con éxito en el ámbito del espacio

Noticias Relacionadas