ENTREVISTA

Miguel Hormigo, GMV: “La pyme debe contemplar la ciberseguridad como un proceso y una inversión”

Miguel Hormigo es el director del sector Industria de Secure e-Solutions de GMV, una empresa multinacional española fundada en 1984 que trabaja en los sectores de las administraciones públicas, la aeronáutica, la automoción, la banca y seguros, la ciberseguridad, la defensa y seguridad, el espacio, la industria, la sanidad, los sistemas inteligentes de transportes, las telecomunicaciones y las TIC para empresas.

¿Qué retos plantea la industria 4.0 para la empresa española y cómo se está aplicando este concepto en GMV?

El concepto de Industria 4.0 fue ya utilizado en la Feria de Hannover de 2012 con lo que ya ha pasado casi una década y, podemos decir, ha sido absorbido por un término más amplio y transversal como el de la transformación digital.

Uno de los retos o desafíos más importantes es, en sí, el desarrollo de esta revolución. Si recordamos las anteriores, los orígenes de los procesos de transformación no vienen tanto por la presión de otros mercados como por la aplicabilidad de tecnologías a procesos productivos que generaron nuevos modelos de negocio. En esta ocasión, las tecnologías ya estaban ahí, se habían aplicado con resultados excelentes en otros modelos de negocio y, en sí, esta revolución denominada Industria 4.0 la habían arrancado otros países con antelación por lo que vamos, más bien, rezagados. Centrándonos en las ventajas que esto puede tener, podemos destacar que nos es más fácil hacer un uso correcto de las tecnologías y saber de antemano su impacto productivo.

Hablando de tecnologías, en este caso, es otro de los retos relevantes a los que se enfrenta la empresa española. Una de las características más importantes de esta nueva revolución es la velocidad de desarrollo de la tecnología ya que ahora no basta con estudiarla bien y aplicarla de forma correcta sino que evoluciona tan rápidamente que este método no es válido. Tenemos que aprender a utilizar estas nuevas tecnologías junto a su velocidad de evolución y desarrollo; no podemos quedar paralizados por el análisis, sino que tenemos que utilizar metodologías ágiles para desarrollar prototipos, aprender y, posteriormente, escalar trabajando de manera continua en modo beta e ir evolucionando continuamente nuestros productos ya que nunca antes ha habido tanta tecnología al alcance de nuestra mano.

Por último y como tercer reto al que se enfrenta la empresa española, destacaría el tamaño de la misma, que le hace difícil tener la capacidad de transformación rápida que se requiere para competir en este mundo globalizado y acelerado. Considero que es importante formar a las pymes españolas para que sean capaces de hacer el mejor uso del talento y estén preparadas tanto para mejorar sus procesos productivos, haciendo uso de las tecnologías más adecuadas y desarrollar modelos de negocio disruptivos e innovadores que les permitan crecer en productividad y competitividad. El reto al que nos enfrentamos para devolver al planeta a una situación sostenible es inmenso y la empresa española debe acogerlo como una oportunidad haciendo uso, en la medida de las necesidades, de las herramientas de financiación y ayudas que están por venir.

¿Qué proyectos innovadores está desarrollando GMV en el campo de la robótica?

GMV tiene una trayectoria de más de 20 años en robótica con una especialización muy alta en RAS (Robotics and Autonomous Systems) proporcionando tecnologías, principalmente, en el ámbito de la robótica orbital y la robótica de superficie.

Tenemos un equipo humano altamente cualificado lo que nos permite incorporar nuevas tecnologías que se integran perfectamente con la robótica, como pueden ser la inteligencia artificial para el aprendizaje y automatización, la analítica de datos en tiempo real para la toma de decisiones y la visión artificial para reconocimiento y clasificación de objetos.

Nuestro sistema de gestión de la I+D e innovación abierta nos permite que cualquier persona de la empresa pueda proponer ideas para su evaluación de manera objetiva en base a criterios estratégicos. De este modelo han surgido muchas de las soluciones que se comercializan actualmente en el mercado.

Actualmente estamos ampliando nuestras capacidades desarrollando soluciones que abarcan desde la automatización de procesos industriales mediante robots en el ámbito energético, soluciones de AGVs para la automatización de almacenes y plataformas logísticas, aplicaciones mediante el uso de robots colaborativos en la agricultura y en laboratorios científicos y desarrollo de robots móviles que realizan diversas tareas que, conjuntamente con otras tecnologías desarrolladas por GMV, como puede ser MAGIC GNSS, nos permiten tener soluciones altamente especializadas que se adaptan perfectamente a las necesidades de nuestros clientes.

Para terminar este punto es importante añadir que disponemos de dos laboratorios, el Platform-art como banco de pruebas de robótica avanzada para validaciones de sistemas planetarios y operaciones de testing, y el IRLab, que es nuestro laboratorio de robótica industrial y colaborativa donde diseñamos y probamos soluciones robóticas para nuestros clientes.

¿Qué aplicaciones concretas considera que tiene la automatización en los principales sectores industriales?

GMV considera la automatización como la unión eficiente de diversas tecnologías que mejoran cuantitativa y cualitativamente la productividad de un proceso industrial. En este sentido la automatización abarca, por un lado, todas las tecnologías habilitadoras de la Industria 4.0 y, por otro, todos sus procesos principales: digitalización de la cadena de valor (horizontal y vertical), digitalización del portfolio de productos y servicios y los nuevos modelos de negocio en sus cuatro fases principales: eficiencia operacional, nuevos productos/servicios, economía de resultados y autonomía que es la última fase y cuando se considera que una organización ha alcanzado su punto máximo de Industria 4.0.

La automatización, o más bien el grado de automatización, debe ser, por tanto, un indicador o métrica del estado de desarrollo de una organización en su proceso de transformación digital. Evidentemente, el concepto es tan amplio que en GMV no podemos ni pretendemos abarcar todo por lo que estamos centrados en el desarrollo de soluciones de automatización orientadas a tres ámbitos concretos:

  • Digitalización donde disponemos desde nuestra solución GMV PitIA, orientada al mantenimiento predictivo de alto rendimiento de plantas industriales y donde automatizamos el proceso de detección de la anormalidad en el funcionamiento mediante la gestión de miles de variables en tiempo real, hasta nuestra solución uSpot de visión artificial mediante Deep Learning para la automatización de la detección y clasificación de objetos en tiempo real.
  • Ciberseguridad que en la transformación digital ha pasado a un primer plano y donde disponemos de sistemas y servicios para la gestión y automatización en la detección y corrección de vulnerabilidades (Gestvul) y nuestro GMV-CERT donde gestionamos más de 65 clientes, más de 8000 alertas mensuales y más de 400.000 vulnerabilidades anuales el cual requiere un gran nivel de automatización para dar la mejor respuesta a nuestros clientes.
  • Automatización Industrial donde, posiblemente, estén los ejemplos más claros de automatización que hemos comentado anteriormente. Aquí desarrollamos soluciones específicas donde podemos destacar sistemas de envasado de fruta mediante robótica colaborativa, pudiendo cambiar de tipología de fruta en el mismo día; para el sector energético, robótica móvil de inspección y navegación autónoma, soluciones específicas de automatización para laboratorios científicos donde desarrollamos las piezas electromecánicas necesarias mediante impresión 3D y sistemas integrados de AGVs, donde cubrimos toda la cadena de valor, para la automatización de almacenes y plataformas logísticas.

¿Está GMV considerando liderar o participar en algún PERTE de los que contempla el Plan de Recuperación del Gobierno?

Actualmente GMV está a la espera del propio reglamento de los PERTE como instrumento para la ejecución de programas estratégicos. En este sentido, GMV lleva desarrollando un importante trabajo en colaboración con diversas entidades y consorcios en manifestaciones de interés en los distintos ámbitos en los que creemos que se estructurarán los PERTE, tales como el coche eléctrico o el de salud, donde estamos poniendo un foco especial liderando alguna de las acciones estratégicas.

La digitalización es uno de los capítulos destacados de este Plan, y va de la mano de la ciberseguridad. ¿Cómo ve el panorama de la pyme en este aspecto? ¿Queda aún mucho terreno para avanzar?

Como hemos comentado anteriormente, somos un país de pymes muy pequeñas con las ventajas y desventajas que eso conlleva. En el caso de la ciberseguridad, existe, como no podía ser de otra manera, una relación directa entre la evolución global de la transformación digital a nivel mundial y el incremento de la cibercriminalidad, que seguirá incrementándose a ritmos muy elevados durante los próximos años. Para las pymes esto puede ser un obstáculo si no contemplan como la ciberseguridad como un elemento esencial en su plan de transformación digital por muy grande o pequeña que esta sea ya que hay que tener en cuenta dos aspectos fundamentales: la ciberseguridad es un proceso y es una inversión. La pyme debe contemplar la ciberseguridad con estas dos premisas y trabajar con ellas y con sus restricciones para ajustar el foco en lo importante a largo plazo.

Considero para ello que es muy conveniente trabajar con una planificación y unos objetivos medibles que contemplen dos aspectos:

  • La infraestructura y sistemas con un enfoque de abajo a arriba: comunicaciones, redes, sistemas y almacenamiento y terminando en el puesto de usuarios (endpoint) en sus distintas vertientes.
  • Y, por otro, un sistema de gestión de la ciberseguridad con un enfoque de arriba abajo, donde la dirección de la empresa tiene que ser la primera en estar concienciada con la ciberseguridad y se defina una política de seguridad de la organización adaptada a sus necesidades y que prevea la evolución marcando pautas y métricas revisables periódicamente, así como una formación de las personas para que estén implicadas en una cultura de la ciberseguridad a medio plazo.

Ustedes incluyen en su portfolio los sistemas inteligentes de transporte, ¿se encuentra entre ellos el coche autónomo? ¿Hacia dónde se dirige esa línea de negocio?

Desde nuestros orígenes nos hemos involucrado en el desarrollo de soluciones basadas en los sistemas de navegación (GPS, EGNOS y Galileo principalmente) y fue a mediados de los noventa cuando ya se decidió apostar más firmemente en estas tecnologías con una clara orientación hacía mercados verticales (transporte por carretera, ferroviario y marítimo) con una unidad de negocio específicamente dedicada a los Sistemas Inteligentes de Transporte.

En el caso del coche autónomo, su desarrollo es tan amplio y abarca tantas tecnologías que colaboramos entre distintas divisiones de GMV para componer un conjunto de soluciones diferenciales en el mercado. Actualmente estamos colaborando con los principales fabricantes de automóviles y concretamente con BMW estamos desarrollando su solución de posicionamiento preciso con integridad para la que será su nueva generación de vehículos autónomos. El proyecto contempla el despliegue internacional del sistema así como el desarrollo de la solución por lo que colaboramos distintas unidades de GMV, teniendo un papel destacado la ciberseguridad.

En esta línea existen multitud de iniciativas relacionadas con algunas de las tecnologías más relevantes del coche autónomo. Entre ellas podemos enumerar nuestra participación en el proyecto CITIES Timanfaya que tiene como objetivo la incorporación de autobuses autónomos y eléctricos en la isla de Lanzarote o el desarrollo de robots móviles para aportar soluciones a los problemas de logística de la última milla.

Con un origen como spin-off universitario, ¿GMV trabaja en la actualidad en proyectos con la Universidad?

Teniendo este origen universitario, desde el principio se tuvo claro que GMV iba a ser una empresa centrada en nuestros clientes sin una unión directa con la Universidad. No obstante, GMV es consciente del papel fundamental que juega la Universidad en nuestra sociedad y lo que representa para nuestro futuro por lo que se sigue manteniendo una relación muy intensa. Ya en 2004 se creó la Catedra GMV que establece una base de colaboración entre la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica de la Universidad Politécnica de Madrid y GMV, para la formación de Técnicos Superiores expertos en sistemas aeroespaciales, así como la realización de trabajos de investigación, desarrollo e innovación en el área.

Esta relación con la Universidad es continua y se mantiene en dos líneas estratégicas: proporcionando talento mediante la incorporación de jóvenes universitarios que desean desarrollar su carrera profesional en GMV y colaborando con centros, departamentos y organismos de investigación en el desarrollo de proyectos, principalmente de I+D (aunque no exclusivamente). Somos una organización orientada a la innovación y, como tal, necesitamos constantemente del conocimiento científico y especializado que nos aporta la comunidad universitaria.

Actualmente GMV tiene firmados acuerdos de colaboración directa con cerca de 40 universidades de las cuales el 30% son internacionales.

Tenemos como objetivo incrementar esta relación en los próximos años a través de dos ejes prioritarios, uno de ellos es la incorporación de jóvenes doctores que nos aporten un conocimiento y un enfoque científico muy válido en el desarrollo de proyectos (hemos tenido experiencias recientes muy satisfactorias y las queremos potenciar) y el otro es el fomento de nuestro I+D en un entorno más colaborativo con la comunidad universitaria para el desarrollo de iniciativas tecnológicas que marcarán nuestro futuro.

¿Considera necesario ampliar esa implicación de la empresa industrial también en la Formación Profesional?

Desde hace unos años hemos comenzado una colaboración muy intensa con jóvenes que se han incorporado a GMV provenientes de una formación basada en la Formación Profesional y no puedo más que mostrar mi satisfacción por el éxito y los resultados obtenidos.

Este tipo de formación nos aporta una experiencia práctica y una integración en el equipo humano muy valiosa por lo que vamos a seguir incrementando esta relación, principalmente en aquellas áreas donde encontremos institutos de enseñanza secundaria que nos aporten una excelencia formativa.

Total
0
Shares
Noticia Anterior

El Gobierno y la Junta de Andalucía firman un convenio para apoyar la candidatura de Granada al IFMIF-DONES

Noticia Siguiente

PONS IP lanza el primer canal de podcast en español sobre innovación, propiedad industrial e intelectual

Noticias Relacionadas