UNIÓN DE CENTROS TECNOLÓGICOS

La red READI busca que la fabricación aditiva deje de ser una tecnología “inmadura”

Francisco Herranz
La fabricación aditiva, popularmente conocida como impresión 3D, ocupó un lugar en el webinar titulado “Avances y Tendencias en la Industria” que organizó la Fira de Barcelona dentro de la BCN Industry Virtual Week.

La impresión 3D es una tecnología transformadora de los procesos productivos que nos permite mejorar y flexibilizar la producción en base a la personalización de los productos y la optimización de los stocks. Su futuro cercano es muy esperanzador con aplicaciones que van desde la bioimpresión a la impresión de hormigón para los sectores de la medicina o la construcción.

Para tratar este tema tan actual, fue invitado a participar en el seminario Magí Galindo, Director Técnico y Científico del IAM 3DHub, cuya página web https://www.iam3dhub.org/ tiene un interesante blog. El IAM 3DHub, creado en mayo de 2018, es un centro europeo de innovación digital especializado en 3D y fabricación aditiva. Está formado por centro tecnológicos, compañías de máquinas impresoras y organizaciones económicas y empresariales. Entre sus actividades, colabora en el Máster en Fabricación Aditiva, un curso postgrado de la Escuela Superior de Ingeniería Industrial, Aeroespacial y Audiovisual de Terrassa (ESEIAAT), un centro perteneciente a la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC).

Después de manifestar que ya es una tendencia y una necesidad recuperar la producción nacional, Galindo calificó la fabricación aditiva como un proceso “digital, flexible y habilitador”. En muchos casos deberá aportar nuevas y mejores soluciones para la industrialización y a la producción, pero todavía es una “tecnología inmadura”, reconoció el ponente, ingeniero industrial especializado en diseño industrial.

Galindo se refirió a READI, la Red de Excelencia en Fabricación Aditiva, fruto de la unión de los centros tecnológicos AIMEN https://www.aimen.es/ en Galicia, AITIIP https://www.aitiip.com/   en Aragón, IDONIAL https://www.idonial.com/es/ en Asturias y LEITAT https://www.leitat.org/  en Cataluña, que aportan y comparten sus experiencias para facilitar la implantación de la fabricación aditiva a nivel industrial.

Los cuatro socios citados son referentes europeos en esta tecnología, cubren toda la cadena de valor y atesoran un enorme potencial en cuanto a conocimientos previos y equipamiento de sus instalaciones.

Dada la “inmadurez” de esta tecnología, todos los centros citados trabajan en su mejora siguiendo cuatro ejes estratégicos, que son: el fortalecimiento tecnológico y la investigación aplicada; la capacitación de recursos humanos y la mejora de la competitividad de los investigadores; la internacionalización y el posicionamiento estratégico; y la transferencia tecnológica a las industrias y su difusión en el mercado.

La red READI, lanzada en noviembre de 2020 y disponible hasta 2023, dispone de cuatro millones de euros de presupuesto y cuenta con el apoyo del Ministerio de Ciencia e Innovación y el Centro de Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI) en el marco del programa Cervera.   

Las distintas capacidades de los cuatro integrantes del consorcio permiten su complementación. En cuanto a materiales innovadores, tienen previsto realizar hibridaciones de metales y cerámicas con plásticos, para conseguir nuevas funcionalidades de esas materias, mejorando sus prestaciones actuales.

Crédito: AITIIP.

El grupo cubre todo el espectro de la fabricación aditiva de materiales metálicos en polvo y en hilo, poliméricos ya sean termoestables o termoplásticos y cerámicos. Se han marcado cinco clases de actividades: materiales y tecnologías de proceso de fabricación aditiva; control y mejora de la productividad; validación (aplicaciones industriales); fortalecimiento del equipo de investigadores y posicionamiento internacional; difusión y explotación.   

La idea principal consiste en que los desarrollos se transfieran a la industria, con la cual se mantendrá un diálogo constante que permita identificar sus necesidades, para aportar soluciones y apoyo tecnológico a los sectores demandantes. Entre las industrias destacadas se encuentran la aeroespacial, el transporte terrestre, los bienes de consumo o el equipamiento industrial y utillaje.

En opinión de Galindo el consorcio se enfrenta a varios retos:

  • Desarrollo y procesado de materiales avanzados y/o específicos para la industria.
  • Implementación de nuevas funcionalidades en los productos finales.
  • Procesado de grandes piezas.
  • Monitorización y control de los procesos productivos.
  • Mejora de la eficiencia productiva.
  • Necesidad de desarrollo de metodologías que permitan prevenir y/o corregir defectos.
  • Mejora del acabado superficial de las piezas.
  • Integración con otros procesos industriales (fabricación híbrida).
  • Integración con la economía circular: sostenibilidad.    
Total
0
Shares
Noticia Anterior

¿Puede la falta de semiconductores asfixiar nuestra industria?

Noticia Siguiente

Nicolas Loupy, Dassault Systèmes: “Hay que poner el acento en el valor que tiene la tecnología para la salud”

Noticias Relacionadas