SOSTENIBILIDAD

Extremadura destinará 6,4 millones de euros a la mejora de la gestión de residuos municipales

La Junta de Extremadura destinará 6,4 millones de euros a la primera convocatoria de las ayudas a la financiación de las actuaciones para la mejora de la recogida selectiva en los municipios extremeños, publicada el martes 13 de julio en el Diario Oficial de Extremadura (DOE), y que fue presentada en Mérida por la consejera para la Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García, y el director general de Sostenibilidad, Jesús Moreno.

Durante su intervención, la consejera señaló que uno de los retos más importantes de la región es “cumplir con los objetivos comunitarios y nacionales aplicables al tratamiento de los residuos domésticos y similares, y de manera más concreta para los biorresiduos”, que representan cerca del 40% en peso de los residuos domésticos producidos.

En la actualidad en Extremadura se recogen en torno a 526.000 toneladas de residuos domésticos de competencia municipal, lo que representa unos 490 kilos por habitante y año.

García destacó de estas ayudas su dotación, con un “gran esfuerzo inversor”, que va a contribuir a la dinamización económica local y al fomento del empleo a través de empresas locales

Estas subvenciones se financian con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), si bien –afirmó la consejera– se prevé que para periodos posteriores tendrán cobertura de los fondos procedentes del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, algo que derivará en que “la cuantía y el porcentaje de ayudas de las líneas resulte muy atractivo para los potenciales beneficiarios”.

Cinco líneas de ayuda

El director general de Sostenibilidad, Jesús Moreno, expuso los rasgos fundamentales de cada línea de ayudas. Así, la 1, “recogida puerta a puerta”, supone una modificación importante de la recogida de residuos municipales puesto que se basa en la recogida separada de las cinco fracciones: orgánica, envases, papel y cartón, vidrio y fracción resto. La recogida se lleva a cabo en las entradas de las viviendas, diferenciándose las cinco fracciones principales. La ayuda financiará el 90% de la inversión y cuenta con una dotación para esta primera convocatoria de 2.200.000 euros.

La línea 2 se centra en la instalación de un quinto contenedor para la fracción orgánica y en la mejora y complementación de los sistemas de recogida actuales, con la agrupación de los contenedores para el depósito de los residuos municipales generados en las viviendas en las calles de los municipios. La ayuda financiará el 80% de la inversión total prevista y cuenta con una dotación en esta primera convocatoria de 2.200.000 euros.

Las ayudas para la implantación de compostadores, para el tratamiento municipal de la fracción orgánica recogida separadamente, en entidades locales de menos de 1.000 habitantes es el eje de la línea 3, cuyas ayudas financiarán el 90% de la inversión. La dotación de esta primera convocatoria es de 700.000 euros.

También se contemplan ayudas para la construcción y mejora de puntos limpios, dirigidas a mejorar el reciclaje de los residuos generados (línea 4). La ayuda máxima que se podrá recibir tanto para la construcción y puesta en funcionamiento del punto limpio como para la mejora del ya existente será del 80% de la inversión. La dotación de esta primera convocatoria es de 1.000.000 euros.

La quinta y última línea de ayudas está dirigida a la implantación de sistemas de pesaje en camiones de recogida de residuos municipales. En este caso, la ayuda máxima en esta línea, por municipio o entidad local menor, será del 80%, siendo la dotación de esta primera convocatoria de 300.000 euros.

Estas subvenciones se conceden mediante concurrencia competitiva y sus beneficiarios (municipios, entidades locales menores, mancomunidades de municipios, diputaciones provinciales, entre otros organismos) podrán presentar sus solicitudes hasta el próximo 13 de septiembre.

Moreno subrayó las dos grandes ventajas de la recogida selectiva de la fracción orgánica. Por un lado, ambiental, “al permitir la producción de un compost de gran calidad que puede ser utilizado en la agricultura, contribuyendo a una mejora de los niveles de materia orgánica de nuestros suelos y una disminución de la aportación al vertedero de residuos orgánicos”, con el ahorro de espacio y de emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a su descomposición que supone.

Por otro lado, hay una ventaja económica, “al suponer una reducción en los costes corrientes de tratamiento y el desarrollo e inversión en instalaciones específicas para el compostaje”. En todo caso, la recogida separada –recordó Moreno– “no debe hacernos olvidar que lo preferible es reducir la producción de residuos”.

“Es imprescindible la participación ciudadana en el sistema. En este sentido, reitero que las líneas 1, 2 y 3 implican campañas de información y sensibilización por parte de los ayuntamientos que, junto a los esfuerzos que se van a hacer desde la Junta de Extremadura, esperamos que permitan que 2022 y 2023 sean los años de la implantación de la recogida selectiva de la fracción orgánica en Extremadura”, concluyó Moreno.

Total
0
Shares
Noticia Anterior

El sector del metal experimenta un cambio de ciclo “extraordinario”

Noticia Siguiente

El precio del gas alcanza máximos históricos en los hubs europeos

Noticias Relacionadas