INFORME DE ASPAPEL

La industria papelera mantiene el nivel de actividad y el empleo en el primer año de la pandemia

En 2020, el año de la COVID-19 y del período transitorio del Brexit, el sector papelero español mostró su músculo y su producción se situó en 6,27 millones de toneladas de papel y 1,65 millones de toneladas de celulosa, con una caída en la producción de papel del 2,6% y del 0,4% en la de celulosa, según el Informe Anual del Sector de la Celulosa y el Papel editado y presentado por ASPAPEL, la Asociación Española de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón.

El empleo se mantuvo estable en 16.637 empleados directos. La facturación del sector en 2020, pese al mantenimiento del nivel de actividad, cayó un 14% hasta los 3.981 millones de euros. El 46% de la producción se destinó a los mercados exteriores, que supusieron el 59% la facturación total. Los datos del primer cuatrimestre de 2021, con un crecimiento de la producción de papel del 1,7%, prueban la fortaleza del sector.

“Si algo ha dejado claro la COVID-19 —explicó Elisabet Alier, presidenta de ASPAPEL—, es la importancia de contar con una industria local potente y sostenible. La casi totalidad de las setenta y nueve fábricas de celulosa y papel, incrementando las medidas de prevención y seguridad, se han mantenido en funcionamiento. La existencia de una fuerte industria papelera nacional ha permitido, incluso durante el confinamiento, atender la demanda y asegurar el suministro de los productos de higiene y limpieza, de los envases y embalajes de productos de primera necesidad (comida, bebida, medicinas, vacunas…) o de los papeles gráficos para la comunicación y el ocio”.

“El sector ha entendido los retos de transformación que debe acometer en el marco de la nueva economía —añadió Elisabet Alier— y buena prueba de ello son los casi 2.000 millones de euros invertidos en el período 2015-2020 para mejorar el rendimiento de las plantas y centros de producción con base en los estándares de sostenibilidad más exigentes. Y desde el compromiso con la reconstrucción económica, en los próximos tres años se acometerá un plan de inversiones estratégicas por valor de 1.400 millones, que impulsará la transformación de la cadena del papel española en un referente internacional de industria circular y descarbonizada”.

Con un descenso del 2,6%, la producción de papel en las sesenta y nueve fábricas papeleras españolas se situó en 6.268.500 toneladas en 2020. La producción de papeles para cartón ondulado fue de 3,52 millones de toneladas, la de papeles higiénicos y sanitarios 0,80 millones de toneladas, la de papeles gráficos (prensa e impresión y escritura) 0,64 millones de toneladas, la de cartón estucado 0,32 millones de toneladas, la de otros envases y embalajes (sacos, bolsas, tubos, productos de celulosa moldeada…) 0,53 millones de toneladas y la de productos especiales para muy diversas aplicaciones 0,46 millones de toneladas.

El mayor crecimiento lo experimentaron los papeles para cartón ondulado (5,1%) y los papeles higiénicos y sanitarios (3,2%). Por el contrario, la producción de papeles gráficos (papel prensa y papeles para impresión y escritura) descendió un 33,2% y la de los papeles especiales cayó el 9,2%. El resto de los papeles se mantuvieron en volúmenes similares a los del ejercicio anterior.

Total
0
Shares
Noticia Anterior

AECOC ratifica el nombramiento de Ignacio González como su nuevo presidente

Noticia Siguiente

Iberdrola incorpora a Elecnor y Consonni al proyecto de hidrógeno verde más grande de Europa

Noticias Relacionadas