REPORTAJE

La Comunidad de Madrid mira a la industria y redobla la línea de ayudas a las pymes del sector

La moderna y práctica sede del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Madrid (COIIM) fue el escenario perfecto para celebrar la jornada organizada por industry TALKS y por COIIM, titulada “Madrid impulsa la industria. La industria impulsa Madrid”. Las dos horas que duró el evento incluyeron discursos institucionales, anuncios de ayudas por parte del Gobierno regional madrileño, una master class sobre innovación, un video motivador sobre dos grandes empresas industriales afincadas en la Comunidad de Madrid, una mesa redonda dedicada a los desafíos y oportunidades de la pyme industrial y, finalmente, una provechosa sesión de networking. El evento se celebró el pasado martes 22 de noviembre.

Actuando como maestro de ceremonias, el CEO y fundador de industry TALKS, Pedro J. Carrillo, presentó al anfitrión del lugar, el decano del Colegio e iTALKER, César Franco, quien apostó por la reindustrialización y la innovación. “No se puede hablar de innovación sino se habla de industria. Y la innovación no se puede probar si no se aplica”, empezó diciendo en su alocución de bienvenida. Franco defendió la idea de que la mejor política social es una buena política industrial, pues la industria genera desarrollo económico, valor y empleo de calidad. “Sigamos hablando de industria. Nos falta seguir comunicando”, porfió.

A continuación, tomó la palabra José María Roncero, secretario general y presidente de la Comisión de Industria de la Asociación de Empresas del Comercio e Industria del Metal de Madrid (AECIM) y también miembro de la familia iTALKER. Roncero destacó la importancia del sector industrial en la Comunidad de Madrid e incidió en la relevancia de emplear correctamente los fondos europeos Next Generation EU, ya que actualmente no se están aprovechando bien, debido a la dificultad que experimentan las empresas a la hora de acceder a ellos.

El problema de la industria madrileña es la visibilidad, en su opinión. Aunque es muy competitiva y aporta gran valor añadido, “es invisible”. Roncero informó de que, si se compara la industria madrileña dentro de las 263 regiones europeas, la Comunidad de Madrid ocupa el lugar 234º en valor relativo, pero en valor absoluto sube al 19º. Esta invisibilidad, argumentó, conlleva muchos problemas, siendo coyunturales dos de ellos. Para Roncero, los Next Generation son una palanca para la competitividad, pero no se están aprovechando como debiera. “Están atascados en una maraña administrativa”, dijo. Es importantísimo, añadió el representante de AECIM, que en 2023 se llegue a la pyme industrial favoreciendo la digitalización y la competitividad. Otro problema es el alto coste de la energía y de las materias primas. Y el tercer obstáculo es estructural, constante y deriva de la invisibilidad citada: el empleo. “Cada vez es más difícil encontrar personal cualificado y es preciso recurrir más a la formación interna. No encontramos vocaciones”, admitió. Es preciso, enfatizó, romper esta dinámica y no hablar siempre para las mismas personas.

Tres iTALKERS, de izda. a dcha., Emilio García (Talgo), José María Roncero (AECIM) y César Franco (COIIM).

Después de Roncero, Emilio García, iTALKER y director de Innovación de Talgo ofreció a los asistentes una master class de 15 minutos de duración.

¿Qué es Talgo? Una empresa con 80 años de experiencia “especializada en el diseño, fabricación y prestación de servicios de mantenimiento de material rodante. Los factores clave de su éxito son la innovación, la sostenibilidad, la seguridad, la calidad y la competitividad, con un claro enfoque de orientación al cliente en todos sus proyectos”.

Actualmente, según los datos que mostró Emilio García en su presentación, Talgo tiene 281 trenes en servicio y en construcción. Su tecnología está presente en 44 países. Da a trabajo a 2.500 personas. Sus trenes, presentes en Alemania, Egipto, Arabia Saudí, Kazajistán o Uzbekistán, entre otros Estados, recorren cada año 430 millones de kilómetros. En España, mantiene el 60% de la cuota de mercado del tren de alta velocidad.

Sus cuarteles generales se encuentran en la Comunidad de Madrid, concretamente en la localidad de Las Matas. Allí también tiene la fábrica principal de trenes de alta velocidad. En otros puntos de la región madrileña posee oficinas o bases de mantenimiento. En el País Vasco y en Kazajistán también se encuentran sendos centros productivos de Talgo.

La historia de Talgo, acrónimo de Tren Articulado Ligero Goicoechea Oriol, arranca hace ocho décadas y está intrínsecamente ligada a la innovación desde su fundación, es “su razón de ser”, dijo García. Fue en 1942 cuando se inventó un concepto totalmente revolucionario en un sector maduro como el ferroviario. Después de cruzar la frontera con Francia y hacer el pertinente cambio de vías (debido al distinto ancho de los raíles), Talgo siguió trabajando en aumentar el confort del pasajero y reducir el tiempo de viaje. En 1989 dio el salto a Europa y América y en 2000 sacó una nueva generación de trenes de Alta Velocidad que se han actualizado en 2017. Tres son los actuales grandes proyectos de la empresa, subrayó Emilio García. El primero es el nuevo Tren AVE de Renfe (30 trenes), capaz de transportar 1.160 pasajeros en un piso único a 360 km/h, con cambio de ancho. Está homologado en España y Francia. El segundo proyecto es el tren de larga distancia alemán (hasta 100 trenes, 23 de ellos ya firmes) para Deutsche Bahn (los ferrocarriles germanos), operando como Intercity y en el trayecto Berlín-Ámsterdam. El tercero es el tren de larga distancia danés (8 trenes) para que DSB (los ferrocarriles de Dinamarca) cubra la ruta Copenhague-Hamburgo.

La empresa pionera basa su estrategia en cinco pilares:

  1. Seguridad (ciberseguridad, certificación virtual, seguridad personal, seguridad en la operación)
  2. Eficiencia energética y sostenibilidad (ecodiseño, reducción de peso, nuevas fuentes de energía con menor impacto medioambiental, incremento de la eficacia de los equipos, mejora de la aerodinámica)
  3. Experiencia del usuario (bienestar psicológico,ruido y vibraciones, movilidad autónoma para personas de movilidad reducida, conectividad con el tren, experiencias sensitivas, servicio personalizado, ergonomía, conectividad con el entorno)
  4. Disponibilidad y versatilidad (trenes de alta capacidad, modularidad de producto, time to market, mantenimiento basado en la fiabilidad)
  5. Trenes inteligentes (automonitorización, operación de alta densidad, monitorización de la estructura, monetización de los datos del tren, pasajero y entorno, mantenimiento basado en la fiabilidad, conducción autónoma, movilidad como servicio –MaaS- y movilidad a demanda -MoD-) 

Y sigue innovando. El Tren AVRIL incorpora mucha tecnología, es capaz de trasladarse a 360 kilómetros por hora y está a punto de ser certificado. Es más ancho que sus competidores, lo que permite filas de tres más dos asientos, pero sin tener dos pisos, lo que facilita la accesibilidad.   

Sus ingenieros trabajan en un tren construido con materiales compuestos y en otro propulsado por hidrógeno. El tren de caja ligera supone una reducción del peso de la estructura entre un 15% y un 30%. También se desarrollan rodales ligeros que aligeran el peso del bastidor en un 50%. Otra línea de trabajo apunta al proceso de reciclado de la fibra de carbono y en el diseño de nuevos materiales, como la resina. Y en el campo energético están probando un tren que emplea electricidad vía pantógrafo, baterías o hidrógeno.

En colaboración con una universidad desarrollan una aplicación de gestión inteligente que modula la energía dependiendo de la geografía y la geometría del trayecto; también tienen una aplicación para mantener la seguridad de los equipajes y ahora desarrollan otra que guía a personas con discapacidad dentro del tren usando balizas por ultrasonidos. Ya hicieron una prueba de esta última con la Fundación ONCE y fue un “total éxito”.

En línea con esta apuesta absoluta por la innovación, Talgo ha dado un salto importante con el Mantenimiento 4.0, dado que sus trenes llevan “más sensores que un avión”. De esa manera son capaces de ver en tiempo real cómo van todos los trenes en cualquier parte del mundo para actuar de inmediato y planificar las medidas de mantenimiento. En esa línea de actuación han diseñado el pórtico de control TALVI, dentro de ese Mantenimiento 4.0, comprueba los datos que emite el tren de alta velocidad cuando este pasa por el arco. Parámetros de frenos, rodamientos, aire acondicionado, seguridad son examinados por el sistema, lo que redunda en seguridad y confort.

“El sector ferroviario innova e investiga”, subrayó el directivo de Talgo, para quien es preciso desprenderse de la sensación de que esta industria sigue anclada en el siglo XIX. También subrayó dos mensajes: primero, la industria ferroviaria española es líder mundial; segundo, es una industria innovadora que genera crecimiento económico y que resulta imprescindible para “la movilidad sostenible clave en el futuro”.

A continuación, se proyectó un documento audiovisual que mostró las entrevistas a los máximos responsables de dos empresas industriales muy potentes, afincadas en la Comunidad de Madrid y ejemplo de éxito nacional e internacional: Mónica Martínez, presidenta de GMV, y Ángel Escribano, presidente de Escribano Mechanical & Engineering.

Imagen del video con las entrevistas a Mónica Martínez (GMV) y Ángel Escribano (Escribano Mechanical & Engineering).

El video recordó, en su preámbulo, que la industria es el segundo sector con más peso en la economía madrileña sobre el valor total en 2021. También citó el Plan Industrial 2020-2025 que integra a todas las áreas del Gobierno regional y que, entre otros muchos objetivos, busca la creación de empleo estable y de calidad, apostando por un modelo industrial que incorpore la digitalización, mejorando la internacionalización de las empresas industriales y respetuoso con el medio ambiente.

GMV tiene cerca de 3.000 empleados, sedes en 12 países y clientes en más de 80 países y 35.000 metros cuadrados de instalaciones en la Comunidad de Madrid. En 2021 ingresó 259 millones de euros. Es un referente en la industria espacial. Su tecnología se halla en la superficie de Marte. 

Escribano Mechanical & Engineering da trabajo a más de 550 personas, factura más de 80 millones de euros y dispone de 45.000 metros cuadrados de instalaciones. Líder en mecanizado de alta precisión, se ha especializado en el diseño y fabricación de complejos sistemas de Defensa.

Tanto a Martínez como a Escribano se le hicieron las mismas cinco preguntas: ¿Cuéntenos las raíces de su empresa, qué hizo que su padre se decidiera a fundarla? ¿Cuándo se incorporó usted a la compañía familiar, alguna vez dudó de seguir los pasos de su predecesor? ¿Cuál ha sido la transformación de la empresa en los últimos años? ¿Qué ventajas tiene contar con la sede, así como las instalaciones en la Comunidad de Madrid? ¿Qué les diría a los jóvenes que tienen miedo a emprender su propia empresa?

A la primera cuestión, la presidenta de GMV recordó que el origen de la firma radica en la universidad. Su padre estuvo trabajando en la Agencia Espacial Europea (ESA) y se hizo catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), donde tenía un grupo de trabajo que hacía proyectos para la ESA y la industria. En un momento dado, un proyecto de la Agencia desbordó las capacidades de ese grupo universitario, lo que propició el germen de GMV.

Escribano también surgió como una empresa familiar. Fundada en 1987-1988 por Ángel Escribano en un taller muy humilde sito en Coslada, en el extrarradio de Madrid, sus dos hijos, Ángel y Javier, se sumaron poco después al negocio que no ha dejado de crecer.

Al joven que tiene miedo a emprender Martínez le diría que ya ha dado el primer paso hacia el éxito porque ya ha comprendido que montar una empresa no es una tarea fácil, que tiene su riesgo. “A la primera, a veces, no funciona. Puedes perder dinero invertido y, sobre todo, años de trabajo. Pero, por otro lado, montar una empresa te permite hacer cosas que hacerlas solo es imposible. Es un reto apasionante. Si te rodeas de la gente adecuada, las posibilidades son infinitas”, declaró la presidenta de GMV. 

“El emprendimiento lo es todo”, aseguró Escribano ante la cámara y dirigiéndose a los más jóvenes. “Hay que ser valiente, pensar muy bien qué es lo que quieres hacer, no hay ninguna mala idea. Mi experiencia es que lo primero es creerte tu proyecto. Si no te va bien, vuelve a hacer otro proyecto. Es fundamental tener iniciativa de querer hacer algo. Animar a los jóvenes es vital. El que quiere peces se tiene que mojar los pies en el río”, remarcó.

Con respecto a las transformaciones realizadas en los últimos años, Martínez destacó que su padre siempre metía en la empresa a sus mejores estudiantes; “esa ha sido la base con la que hemos trabajado siempre, haciendo una selección exhaustiva de los mejores. Creemos en la excelencia. Cuando tienes a gente excelente en la empresa, acabas haciendo proyectos interesantes”. GMV intenta atraer el talento a sectores apasionantes como, por ejemplo, el espacial. “Podemos trabajar en ayudar a viajar a Marte, a montar sistemas de satélites de observación de la Tierra… de transporte público. Son proyectos que tienen una utilidad clara para la sociedad”, declaró.

Escribano, por su lado, dio el salto al hacer su propio producto, contratando a gente de la universidad que hacía prácticas. “En el salto a la parte de ingeniería, el reto fue dotarnos de capacidades que nos eran desconocidas, de electrónica y software”, admitió.  

Para él, “la Comunidad reúne todas las condiciones para emprender un negocio, para estar bien situado, bien conectado. La Comunidad de Madrid está muy preparada para absorber una gran capacidad industrial y de negocio y puede prosperar mucho más”.

Martínez destacó que es importante estar en Madrid porque tiene “algunas de las mejores universidades de España”. “Para GMV es importantísimo encontrar el talento necesario para hacer nuestros proyectos. Ese talento, en gran parte, sale de las universidades”, explicó. También en Madrid se encuentran, dijo, “empresas punteras con las que podemos colaborar en aquellos proyectos grandes en los que es imposible que una sola cubra todos los ámbitos”.

La directora general de Promoción Económica e Industrial de la CAM, Mar Paños de Arriba.

Antes del video, la directora general de Promoción Económica e Industrial de la Comunidad de Madrid, Mar Paños de Arriba, anunció una nueva línea de ayudas a la Industria 4.0 cuya convocatoria se abrirá a los interesados en enero de 2023. En esta ocasión se duplicarán los presupuestos asignados hasta alcanzar los 8 millones de euros. Desde 2017, cuando se inició esta línea de ayudas, se han entregado 27 millones de euros en los que han participado 154 pymes, lo que ha supuesto una inversión inducida de 125 millones de euros. Los gastos subvencionables se aplican a la implementación de soluciones de negocios, a la digitalización de los procesos productivos (fabricación aditiva, ciberseguridad, robotización, sensorización), que implican mejoras relevantes y fomentan la competitividad. Se financian nuevas inversiones que aporten soluciones innovadoras.

La directora general de Promoción Económica e Industrial declaró que es posible que cambien el método de encuadrar las actividades de las empresas solicitantes. Hasta ahora han empleado las Divisiones 10 a 32 de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE 2009), pero se plantean cambiar a la clasificación del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) porque el CNAE puede dar confusión y el IAE es más fácil de tramitar. Paños indicó que han visto cómo se agotaban los fondos presupuestados y su intención es llegar a más pymes el año que viene. El cronograma pasa por abrir la convocatoria en enero de 2023, en mayo se comunica la concesión, en septiembre se ejecuta la inversión o consultoría, cuyos gastos se justifican, y a finales de año llega el pago de la subvención. Esos plazos casi fijos aportan certidumbre a los empresarios industriales en estos tiempos tan convulsos marcados por la inflación.

El objetivo, enfatizó la directora general, es dar visibilidad a la industria, opacada por los servicios. Paños compartió los temores de que los fondos Next Generation EU sean una oportunidad perdida. De hecho, reveló que ya elevaron una petición a la conferencia sectorial y al Ministerio de Industria en la que trasladaron propuestas de mejora para que sean escuchados los que están “al pie del cañón”. Un ejemplo de todo esto es el PERTE del Vehículo Eléctrico y Conectado, señaló. La directora general se quejó de que las competencias de la Comunidad de Madrid a este respecto son nulas pues se decidió que la gestión sería solo ministerial. “Estamos poniendo toda la carne en el asador. Con lealtad institucional, no queremos más retrasos”, subrayó Paños de Arriba.      

La directora general también presentó una nueva línea de mejora y modernización de polígonos industriales, que pueden solicitar ayuntamientos, asociaciones empresariales o entidades urbanísticas. La Comunidad ha aumentado la cuantía subvencionada hasta el 50% de la actuación realizada. La línea de ayuda estará dotada con 5 millones de euros, frente a los 2 millones anteriores.

Las convocatorias presentadas por Paños de Arriba evidencian un cambio de mentalidad dentro de la Comunidad de Madrid, al poner a la industria como un claro objetivo dentro de su estrategia para 2023. Ese clima de acercamiento generado ha sido muy recibido por la empresa y fundamentalmente por las pymes pues hasta ahora escaseaban actos de presentación como éste vivido en el barrio madrileño de la Prosperidad.

Mesa redonda sobre los retos y oportunidades de las pymes industriales.

Tras las palabras de la representante de la Administración autonómica, se montó una mesa redonda sobre pymes industriales, moderada por Pedro J. Carrillo, que reunió a un significativo elenco empresarial. Acudieron Julián Jiménez, director general de Lasercor; Fernando Tobar, CEO de Mecanizaciones INFE; Luis Almería, CEO de Talleres Almería; Álvaro García de Tiedra, director general de Tiedra Farmacéutica; y Aída de Miguel, responsable de Calidad y Operaciones de Euroambrosías.

Antes de formular tres preguntas y pedir un titular-resumen a cada uno los ponentes de la mesa, Carrillo destacó que el sector industrial “siempre tira adelante a pulmón” y que ha demostrado “una tremenda resiliencia”. También reivindicó el papel de las diferentes administraciones públicas, desde el Ministerio hasta los Ayuntamientos pasando por la Comunidades Autónomas.

La primera cuestión planteada por el CEO de industry TALKS fue la adaptación y la transformación que vivieron antes y después de la pandemia por el COVID-19. “La innovación es nuestra filosofía de trabajo y nos hace más agiles. La crisis nos afectó mucho, el nuestro fue un sector dañado”, reconoció Aída de Miguel; Euroambrosías es un negocio familiar del sector HORECA. “Esta filosofía hizo que al surgir nuevas necesidades pudiéramos acompañar y asesoras a nuestros clientes. Hemos salido muy reforzados de todo esto”, añadió.

“Nos tuvimos que reinventar antes de la pandemia. Pero con ella nos volvimos una empresa estratégica. Paramos solo tres días”, manifestó Fernando Tobar, de Mecanizaciones INFE, otra firma familiar. “Coges la cartera y buscas en el extranjero ofreciendo calidad y consultoría”.

¿Cómo se enfrentaron a la fuerte subida del precio de la energía y de las materias primas?  “Se ha pasado francamente mal”, admitió Luis Almería, de Talleres Almería. “Las fotovoltaicas son una oportunidad”, remarcó. “Diferenciamos los productos de mayor innovación, donde se pueden asimilar los costes; si hay más competitividad, sí se nota”, explicó, por su parte, Álvaro García de Tiedra, de Tiedra Farmacéutica. Julián Jiménez, director general de Lasercor, explicó que, dado que energía y materias primas van de la mano, y que su negocio necesita luz y hierro -se dedica al corte de acero por láser-, “el material está por las nubes” y se potencian las inversiones en maquinarías de menor consumo. El sector agroalimentario no es diferente al resto, sostuvo Aída de Miguel. “Estamos aprendiendo y adaptándonos”, dijo, con máquinas más eficientes y pruebas de ahorro de energía en instalaciones frigoríficas.      

Carrillo también recabó la opinión de los directivos sobre el asunto de la captación y la retención del talento. La formación es un problema añadido porque la industria no es cool entre los jóvenes. Desde industry TALKS, señaló su CEO, el objetivo es fomentar la formación dual, el acercamiento a la escuela, porque la industria puede ofrecer enormes oportunidades. ¿Cómo trabajan las pymes para incentivar, retener y motivar el talento? La pregunta despertó muchas aristas.

“Nos acercamos nosotros a la Escuela de Hostelería” para que los jóvenes hagan prácticas. “Invertimos mucho en formación interna. Este es un punto muy complicado, donde falta mucho recorrido”, declaró a este respecto Aída de Miguel.

“Nosotros somos un desconocido en FP. No hay nada de máquinas de corte por láser”. Y todo va tan rápido que cuando llega una máquina a la escuela ya está vieja. “Todo lo que cogemos lo formamos en casa, es imposible fuera”, explicó Julián Jiménez, para quien la forma de retener al personal es ofrecer un puesto de trabajo cómodo y bien remunerado.

“Madrid es un buen sitio para encontrar personal cualificado”, declaró Álvaro García de Tiedra. Para retener a la plantilla, dijo, montan una estructura por la que quienes hacen las tareas también pueden llevar proyectos, lo que fomenta mucho la motivación. En otras palabras, convierten a los trabajadores en jefes.

“Es más fácil que se pongan una corbata que un mono”, resumió a la perfección Luis Almería, entristecido porque cierran escuelas de Formación Profesional por falta de alumnos. El recurso de su empresa es formar a alumnos de los últimos cursos. Lo mismo realiza la compañía de Fernando Tobar, y se queda el 85-90%. Han firmado acuerdos con universidades y los estudiantes elaboran sus proyectos de fin de grado en sus instalaciones, pero eso requiere formadores internos. “Hay que encontrar una solución”.

En ese momento, Carrillo preguntó al público si alguien quería hacer alguna pregunta a los ponentes. Levantó la mano Félix Arias, CEO de Fuyma, una empresa de fundición de aluminio a presión radicada en Humanes de Madrid. El problema de Fuyma es el difícil acceso a la financiación que necesita para escalar su negocio. “Crecemos mucho en industria, pero nos falta determinación. Pido financiación, no subvenciones. Es penoso que pueda perder clientes por esto. Las ayudas a la industria 4.0 son insuficientes. Hay que ser más agresivos”, dijo Arias con el micrófono en ristre. También criticó los precios del suelo en la Comunidad de Madrid: el mínimo es 180 euros por metro cuadrado, pero en Castilla y León el mínimo es de 9 euros, dijo.

A modo de resumen, los cinco ponentes ofrecieron ideas diversas en favor del sector secundario. Sonaron palabras redondas como “oportunidad”, “adaptación”, “soporte social”, “estabilidad” y “evolución tecnológica.”

El consejero madrileño de Economía, Hacienda y Empleo, Javier Fernández-Lasquetty.

Clausuró la jornada Javier Fernández-Lasquetty. El consejero de Economía, Hacienda y Empleo de la Comunidad de Madrid calificó el acto como “necesario” y “bueno”, y mostró su satisfacción por estar hablando de industria en una reunión de empresarios y Administración para analizar retos y oportunidades.

Para Lasquetty la industria impulsa la actividad económica y por ello el papel de la Administración debe consistir en facilitar el desarrollo industrial en aras de un crecimiento robusto que detenga los desequilibrios. La industria madrileña, destacó, tiene una base muy sólida. Madrid es la segunda regional industrial de España, con un 12,6% de la cuota del PIB. 

“Madrid cuenta con más de 20.000 empresas industriales (de las que el 99% son pymes) y 317.500 trabajadores, incrementándose en el último año el empleo en este ámbito un 17%”, apuntó Lasquetty. En 2021, subrayó el consejero, la inversión en la Comunidad alcanzó los 7.051 millones de euros, un 60% del total nacional. Eso quiere decir, en otras palabras, que dos de cada tres euros invertidos en España vienen a Madrid. Y esa tendencia ha aumentado en los seis primeros meses de 2022 llegando a alcanzar un 80%.

Todas estas cifras subrayan, en opinión de Lasquetty, el buen trabajo realizado por los empresarios y confirman que el sector secundario tira de la economía. Ahora toca, declaró, aprovechar de forma intensiva los fondos europeos, pero “las cosas van más lentas y confusas de lo pensado”.

De los 593 millones de euros destinados de los fondos europeos a la Comunidad, 541 millones ya están convocados y resueltos, y 148 millones ya están pagados, especificó. “Vamos a buen ritmo” en un año clave, declaró el consejero autonómico. Sin embargo, “nos preocupa lo que está pasando con los PERTEs, que sigue sin haber apenas convocatorias”. De los 40.000 millones de euros que manejan los ministerios, solo 9.000 millones son convocatorias abiertas, informó. “Y con resultados decepcionantes” como el PERTE VEC que contaba con 2.900 millones de dotación y solo se resolvieron 880 millones.

Todavía se está a tiempo de corregir, pero hay que darse prisa, insistió el consejero madrileño de Economía, Hacienda y Empleo. Las empresas demuestran que la innovación es la fórmula para crecer y prosperar, aseguró. Lasquetty presentó el marco de desarrollo que el Gobierno madrileño favorece y que incluye una bajada de impuestos y una fiscalidad que no penalice el ahorro. También lucha contra la excesiva regulación, poniendo coto a los obstáculos que impiden a las industrias adaptarse con rapidez. Es una línea abierta contra la hiperregulación, gracias a la que empresas o individuos evidencian obstáculos que frenan la innovación y que son eliminados. En este primer año de línea, aclaró Lasquetty, se han acometido 111 reformas de simplificación de trámites como la sustitución de la licencia por la declaración responsable para instalaciones energéticas.  

Lasquetty culminó su intervención anunciando dos nuevas iniciativas. Una es el proyecto Reskilling/Upskilling, enfocado al reciclaje y la mejora de las capacitaciones tanto de empleados y como de personas que estén buscando un puesto de trabajo. El segundo es el Plan de Talento Digital, en colaboración con fabricantes tecnológicos, encaminado a formar a 10.000 personas en paquetes de soluciones de uso común en el mundo de la industria y otros sectores. La convocatoria dispondrá de 20 millones de euros de presupuesto.

El evento celebrado el 22 de noviembre concluyó con una sesión de networking.
Total
0
Shares
NOTICIA ANTERIOR

BIRPLAST desarrolla procesos mejorados para obtener materias primas circulares a partir de residuos plásticos

NOTICIA SIGUIENTE

Entrevista: Mª Paz Robina, Michelin España Portugal: “en 2050 el 100% de las materias primas que usemos serán de origen sostenible”

NOTICIAS RELACIONADAS