DIGITALIZACIÓN

Indra y Metro de Madrid desarrollan una máquina de venta de billetes que funciona como un ‘smartphone’

Redacción
Tras ser adjudicataria de una licitación pública, Indra ha desarrollado los primeros prototipos de unos innovadores y atractivos sistemas de ticketing diseñados en colaboración con Metro de Madrid para la Estación 4.0., el Centro Tecnológico de Estaciones que Metro está creando como campo de pruebas del nuevo entorno de transportes digitalizado e innovador.

Las nuevas máquinas automáticas de venta de billetes y sistemas de control de accesos, basadas en la línea de soluciones Mova Collect de Indra, aportarán una nueva experiencia de viaje a los usuarios, que podrán obtener información e interactuar con las máquinas gracias a una usabilidad similar a la de un smartphone, validar su viaje tanto con su tarjeta de transporte como a través del móvil o de la tarjeta de crédito en un futuro y acceder al suburbano de una forma más sencilla, cómoda y ágil.

La nueva máquina de información y venta de billetes Smart-TVM es la tecnología de ticketing desarrollada por Indra para la Estación 4.0. Marca una nueva generación de sistemas de billetaje que cambia el concepto tradicional de los equipos de venta automática por uno más ambicioso y evolucionado.

La Smart-TVM cuenta con una estética más atractiva y digital, con una pantalla táctil de 43” que permite la emisión en gran formato de toda clase de información para el viajero: itinerarios, mapas de estación o tablas horarias. Puede ser, además, utilizada como videowall, de forma que Metro de Madrid tiene la posibilidad de mejorar su interacción con el usuario, que puede resolver dudas o dar avisos, a la vez que amplía su horizonte de negocio, potenciando la emisión de carruseles publicitarios, anuncios interactivos y otros contenidos multimedia.

Como formas de pago, ofrece la posibilidad de utilizar tarjetas bancarias tanto con chip como contactless, smartphones (a través de Google Wallet y Apple Pay) y efectivo. Adicionalmente, la Smart-TVM permite obtener asistencia online mediante un kit de interfono y cámara IP conectado a un Centro de Atención al Usuario, desde donde se atienden las llamadas y se gestionan los datos del viajero para poder suministrar ayuda y atención personalizada a cada viajero. Para facilitar la interacción, las máquinas automáticas estarán equipadas con tecnología de lenguaje natural.

Los prototipos de las máquinas Smart-TVM ya han sido revisados y probados y se están fabricando los primeros equipos contratados para la estación de Gran Vía que presumiblemente se inaugurará en el verano de 2021.

Asimismo, los sistemas romperán con la estética tradicional de los equipos en Metro, pasando a unas líneas mucho más futuristas y vanguardistas, lo que reduce la sensación de barrera física y contribuye a mejorar la experiencia del usuario. Serán más estrechos y dejarán un mayor espacio de paso para una mayor comodidad y estarán adaptados para todo tipo de viajeros, mejorando la accesibilidad. También ofrecerán información en inglés para facilitar el acceso a los turistas.

Además de ofrecer el mejor servicio a los viajeros, Metro de Madrid podrá beneficiarse de una gestión eficiente y segura. Los equipos cuentan con materiales antivandálicos y al no existir los billetes en papel y magnéticos y evitarse todos los elementos mecánicos que implican y que necesitan ser reemplazados periódicamente, el mantenimiento de la tecnología será menos costoso y la operación del transporte también será sostenible y respetuosa con el medioambiente.

Mapa térmico de toda la red

Además de desarrollar estas avanzadas soluciones de ticketing para la Estación 4.0., Indra está llevando a cabo un proyecto piloto para generar un mapa térmico de toda la red de Metro de Madrid, con el fin de estudiar el posible aprovechamiento de esta energía, así como para facilitar la detección de incendios o el sobrecalentamiento en zonas de riesgo, entre otras.

El proyecto consiste en reutilizar la fibra óptica existente en la infraestructura con una mínima intervención en los extremos para instalar un sensor térmico distribuido (DTS), que permite medir la temperatura y sus variaciones con una precisión menor de 10 metros y 1 grado y un alcance de hasta 60 kilómetros para conseguir ese mapa térmico. Esta tecnología se utiliza desde hace una década en otros sectores, pero Indra es pionera en su aplicación al sector ferroviario, así como en autopistas y carreteras.

Total
0
Shares
Noticia Anterior

El aeropuerto de Castellón impulsa inversiones por casi 600.0000 euros para impulsar el desarrollo de la actividad económica

Noticia Siguiente

El Gobierno de Aragón lanza seis medidas económicas para impulsar a pymes y autónomos y el empleo

Noticias Relacionadas