ENTREVISTA

Eduard Farran, AIMHE: “Si la industria aumenta su valor, la capacidad de exportación será cada vez mayor”

Eduard Farran, director general para España y Portugal de la empresa Emuge-Franken, preside la Asociación de Importadores de Máquina-Herramienta (AIMHE), una organización que apoya la industria 4.0, ofrece servicios de asesoría, organiza congresos y seminarios sectoriales y representa a este sector con tanta vocación exterior.

¿Cuáles son los principales objetivos de la Asociación?

Constituida en al año 2009 como una asociación sin ánimo de lucro y de ámbito estatal, AIMHE tiene como misión la representación y defensa de los intereses del sector importador y distribuidor de máquina herramienta en España. Cuantos formamos parte de AIMHE consideramos de vital importancia que las empresas de nuestro sector estemos asociadas en defensa de intereses comunes y tener voz propia en los distintos estamentos e instancias públicas y privadas, tanto nacionales como internacionales. Por eso participamos y colaboramos con otras Asociaciones del sector de máquina-herramienta.

También es de vital importancia, la elaboración y difusión de documentación sectorial. Así mismo, la información del desarrollo del mercado. Es de especial interés la encuesta trimestral interna que nos aporta los datos al momento de la situación del sector.

Otro aspecto importante a destacar es nuestra colaboración en la organización de la principal feria de nuestro país, la BIEMH, participando activamente en su Comité Técnico Asesor.

¿Cuántas empresas forman parte de la Asociación?

La Asociación engloba actualmente a 54 empresas asociadas, pertenecientes a los sectores de arranque de viruta, deformación, herramientas, accesorios, metrología y software cad-cam. Aquí se encuentran representadas las principales marcas mundiales de cada uno de los diferentes ámbitos.

¿Qué tipo de relaciones mantienen con sus socios sectoriales europeos?

Desde el primer año de su fundación, AIMHE forma parte de Celimo. Celimo representa a 12 asociaciones cuyos miembros son distribuidores de máquina herramienta, herramientas, equipos, accesorios y servicios relacionados, que cubren los diferentes mercados nacionales. También tiene, como miembros asociados, a empresas individuales de países donde no existe una asociación relevante. AIMHE tiene un representante en el Board de la asociación, participando en las diferentes reuniones y eventos que se realizan durante el año. Precisamente, hasta el año pasado, tuve el honor de presidir Celimo en representación de nuestro país.

El espacio de debate, el intercambio de información y el seguimiento del desarrollo del mercado son los principales aspectos que genera y que posteriormente AIMHE va transmitiendo puntualmente a todos sus miembros asociados.

¿Cómo ha afectado la pandemia al sector de la importación de maquinaria y equipamiento? ¿Se ha convertido esta crisis en una posibilidad?

Se puede decir que toda crisis aporta nuevas oportunidades, pero no nos engañemos, la situación creada por esta pandemia ha paralizado inversiones y ha reducido los niveles de producción en todos los sectores. Algunos de ellos ya venían afectados por una reducción en su volumen, como, por ejemplo, la automoción con las dudas generadas por el cambio de concepto de movilidad, la incertidumbre creada por el Brexit y la guerra comercial.  Otro sector que nos había aportado un gran crecimiento en los últimos años ha sido el aeronáutico, el principal afectado de esta crisis. Con esta situación, somos optimistas en cuanto a la evolución del presente año. Observamos que la producción en el sector del automóvil está creciendo y se está hablando de nuevas inversiones en las diferentes plantas de España. Otros sectores como el de la energía o el transporte están también incrementando su producción. Por lo que respecta al aeronáutico, deberemos de tener un poco más de paciencia.

Como oportunidad principal, creemos que debe de estar relacionada con el cambio de modelo en nuestro país. Potenciando un crecimiento de la industria productiva, para que su peso sea cada vez mayor en nuestro PIB.

¿Cómo consideran que las comunidades autónomas deben potenciar la capacidad exportadora de las empresas industriales?

Las comunidades autónomas deben realizar el papel que consideramos fundamental de la Administración. Su rol es mucho más importante de lo que ellas mismas a veces piensan. Desde la inversión en infraestructuras, formación, ayudas, agilizar los trámites, etc. Ahora es el momento de saber gestionar los Fondos Europeos de Recuperación. Deben ser invertidos pensando en el futuro del país, hay mucho en juego. Si la industria aumenta su valor, con puestos de trabajo de calidad, con más inversión en investigación, la capacidad de exportación será cada vez mayor.

La Junta Directiva de AIMHE, con Farran en el centro de la foto.

Ustedes tienes en sus asociados a los representantes de las principales marcas mundiales, ¿queda todavía margen de crecimiento?

Nuestras marcas aportan a la industria del país un valor tecnológico, que permite que las empresas de la industria de la manufactura del metal, puedan trabajar con los mismos medios que cualquier industria de otra zona geográfica. Tal como he comentado anteriormente, si la industria aumenta su valor, serán más competitivas a nivel nacional e internacional. Automáticamente se verá reflejado en un incremento del potencial del país y todos creceremos. Pero creciendo siempre en calidad.

Cuando pase la pandemia, ¿qué mercados representarán mayores oportunidades para sus asociados?

AIMHE es una asociación de importadores, esto significa que directamente nuestro mercado es el local, a pesar de que para la gran mayoría de empresas asociadas el mercado real sea el ibérico. Al ser el mercado nacional el que mayor peso tiene en nuestro volumen total de negocio, significa que toda la cadena de valor que aportamos, es para nuestra economía. Tal como he comentado antes, ofrecemos a la industria de nuestro país un activo tecnológico y de conocimiento que repercute en la productividad y competitividad de nuestra economía.

¿Cómo valoran desde AIMHE el trabajo que están haciendo las pymes españolas en su transformación hacia la industria 4.0?

Muy positivamente. La transformación es constante, el mundo no para y tenemos una dura competencia en el resto del planeta. Hay que invertir, innovar, transformarse, haciéndolo bien. Aquí el papel de la Administración es básico. A ver si saben agrupar a todos los actores, entendiendo la situación real, ya que no siempre lo han hecho y no perder la oportunidad actual. El momento es muy delicado, la gente, el país en general, merecen pensar y actuar a medio y largo plazo. Creando riqueza que no sea efímera.

Por su experiencia internacional, ¿cómo puede la empresa española aportar más valor añadido para ser más competitiva en Europa?

Ya he mencionado que la transformación es constante. La exigencia es cada día mayor y esta exigencia se debe transformar en excelencia. Inversión constante y por encima de todo formación. El papel de la Administración es fundamental, creando un marco para que la industria pueda fluir con toda su fuerza. Las empresas de nuestro país tienen un alto nivel tecnológico, hay que aprovechar el momento para desarrollar el sector productivo. 

Total
0
Shares
Noticia Anterior

Galicia presenta 32 proyectos de movilidad con una inversión público-privada de 1.800 millones de euros

Noticia Siguiente

El sector de la transformación de plásticos alerta de una crisis por la falta de materias primas

Noticias Relacionadas