DIRECTOR

Entrevista: Fernando Palacín, FHA: “Tenemos la oportunidad de que el hidrógeno sea emblema en muchas áreas de la actividad económica”

Fernando Palacín es el director de la Fundación Hidrógeno de Aragón, un centro de investigación de carácter privado y sin ánimo de lucro creado para promocionar la utilización del hidrógeno como vector energético e impulsado por el Gobierno de Aragón. Fernando conversó con industry TALKS sobre los objetivos, actividades y empleo que genera dicha fundación actualmente y de cara a un futuro, fijando todas sus estrategias a 2030.

¿Cómo se creó la Fundación y cuáles son sus principales objetivos?

El Gobierno de Aragón empezó a plantearse cómo se podría gestionar ese escenario donde tendríamos una producción de energía eléctrica dependiente de fuentes renovables intermitentes, con lo cual habría que ver cuando soplara el viento e hiciera sol para aprovechar la electricidad producida, por lo tanto, entre las diferentes energías que se valoraron, se encuentra el hidrógeno. Además, dentro de los criterios de decisión seleccionaron una tecnología que, además de conseguir indicadores elementales como almacén de energía, fuera capaz de crear riqueza del territorio, es decir, que las empresas de Aragón tuvieran oportunidades para desarrollar esa tecnología, no sólo para utilizarla sino también crear equipos y bienes tecnológicos. Con ese espíritu nació la Fundación.

Es una Fundación privada, como instrumento para que las empresas pudieran identificar y aprovechar sus oportunidades de negocio dentro de las tecnologías del hidrógeno. Se creó con 28 entidades en el patronato y ahora estamos en más de 85 entidades, con lo cual eso ha dado un indicador de la evolución y el interés que ha tenido tanto la Fundación como el hidrogeno en estos casi 20 años.

Nosotros como Fundación somos un centro tecnológico, un centro de investigación muy orientado al mercado, lo que necesitamos es colaborar con aquellos centros y universidades para madurar los desarrollos del hidrógeno y ayudar a las empresas que quieran buscar sus oportunidades en este sector.

El presidente de la Fundación por estatutos es el consejero en materia de industria en el Gobierno de Aragón, con lo cual dentro de la fundación tenemos esas tres solicitaciones: investigación, energía e industria. Además, tenemos el componente del sector privado teniendo mucha relación con lo público, lo cual esa colaboración público-privada es importante para despegar una nueva tecnología.

¿Cuál es el tejido industrial asociado al hidrógeno en Aragón actual y cuál es su potencial?

En Aragón tenemos un gran potencial de recurso renovable, eólico y solar, con lo cual también tenemos excedentes eléctricos que son los que vamos a utilizar para producir hidrógeno renovable a partir de esa electricidad y agua.

En Aragón las empresas que trabajan actualmente en hidrógeno tienen que ver mucho en la parte de producción, en la parte de movilidad, ya que tenemos empresas que están trabajando en la fabricación de hidrogeneras, depósitos, componentes, etcétera.

Además, tenemos empresas que están aplicando su core business en el big data para adaptarlo a las tecnologías y tener una cadena de valor mucho más eficiente.

Aragón también está empezando a cerrar proyectos en el sector logístico. Tenemos actores muy bien posicionados a lo largo de toda la cadena de valor del hidrógeno, actores de producción, almacenamiento, transporte y aplicaciones. En sectores o nichos de mercado donde no es tan evidente en un primer paso el hidrogeno, también tenemos experiencia, como en el área de descarbonización del sector del turismo. Digamos que las empresas de Aragón se han ido posicionando bastante bien para tener oportunidades.

¿Cuáles son las principales empresas tractoras en torno al hidrógeno renovable en Aragón?

Maquinaria de Grupo Calvera, Zoilo Ríos, Lapesa, etc. Tenemos toda la cadena de valor más o menos representada. En Huesca tenemos dos polos químicos muy importantes donde todo el tema de la electrólisis desde hace varias décadas se ha utilizado dentro de los procesos industriales.

¿Qué empleos directos e indirectos existen en la actualidad y que es lo que se espera en los próximos años?

Hay estudios a nivel nacional y europeo, pero a nivel de comunidad son extrapolaciones, lo importante es cuánto empleo perderemos si no apostamos por el hidrógeno, ya que en Aragón tenemos sectores económicos que están ligados a tecnologías basadas en combustibles fósiles y esos se tienen que reconvertir, tanto la automoción, como grandes consumidores energéticos, ya al final esa energía es de origen fósil.

Es cierto que estos factores se han ido haciendo más sostenibles gracias a la apuesta que hay en Aragón en materia que hay en energías renovables y se ha podido aprovechar esa electricidad que producimos.

¿Qué actividades promueve esta fundación para potenciar esta industria?

A nivel tecnológico, todo lo que es la cadena de valor abarca la producción de hidrógeno, renovables con procesos de electrólisis, almacenamiento, transporte de ese hidrógeno hasta su aplicación y luego su uso en sectores como la automoción, el transporte, la logística, la descarbonización de combustibles fósiles en aplicaciones de pieza combustible en edificación. Es todo ese ecosistema lo que hay que desarrollar, desplegar, integrar y aplicar tecnología.

Todas estas actividades las intentamos hacer con empresas, ayudarlas a que accedan a esos proyectos, pero también trabajamos aspectos transversales de la tecnología como, por ejemplo, la formación, si no tienes unos técnicos o gente cualificada bien formada será un “cuello de botella” a la hora de llevar a práctica los proyectos de la tecnología.

Además, trabajamos todo lo que es la parte de regulación, normativa, estandarización, que al final también son barreras que tiene la tecnología para un despliegue adecuado. Todo el tema de divulgación, concienciación, sensibilización, ya que son aspectos que la tecnología tiene en cuenta su potencial y hay que sacarla de los dichos tradicionales de la industria y darla a conocer al gran público, puesto que también tendrá la oportunidad de beneficiarse de las ventajas que tiene la tecnología.

¿En qué plazo considera que esta fuente energética se podrá utilizar? ¿En qué momento se encuentra actualmente?

Según nuestra experiencia, será en los próximos 20 años. En la tecnología hay nichos de mercado donde está madura, está en esa fase comercial y ya se pueden implementar las primeras producciones de equipo para atender las necesidades energéticas, pero estos nichos están en una etapa pre comercial. Evidentemente hay que sacarla en proyectos de demostración para ver cómo responde, donde al final los actores que participan están muy encima para ver su comportamiento y así luego llevarla a la realidad del día a día.

Dependiendo un poco de los nichos de mercado la tecnología está ya prácticamente disponible. Hablar de tiempos es muy complicado porque prácticamente en el último año el hidrógeno evolucionó mucho, con todo el tema de la pandemia y la apuesta que ha hecho Europa por la tecnología. Se puede decir que en esta década tenemos la oportunidad de que el hidrógeno sea emblema en muchos sectores productivos, muchas áreas de actividad económica, en muchas áreas de nuestro día a día, yo fijaría todas las estrategias a 2030.

¿Qué acuerdos mantienen con otras entidades o instituciones? ¿Cuáles son y cuáles son sus objetivos con terceros?

Desde siempre hemos participado en las principales plataformas a nivel nacional y europeo, ya que también vemos que aparte de trabajar con empresas de “tú a tú” también es importante estar en esos organismos asociativos donde se trabaja tecnología a otros niveles y pones en común experiencias con otros actores de otras regiones y países.

Las lecciones aprendidas del camino que recorres son muy importantes hacerlas visibles para que en los momentos que estamos de despliegue de la nueva tecnología otros actores del sector salgan con esas lecciones aprendidas y podamos ir de forma más conjunta a incrementar los ritmos de introducción a la tecnología.

La Fundación tiene colaboraciones con otras asociaciones internacionales porque vemos que son otro canal para que nuestras empresas de Aragón puedan colaborar con entidades que forman parte de asociaciones de otras regiones y de esta manera catalizar y acelerar las oportunidades de colaboración.

Es ahí donde tenemos una actividad importante en todo el tema del asociacionismo, colaborando también con las principales entidades de estandarización, normalización, regulación, para intentar adecuar “la pista de aterrizaje” de las tecnologías y reducir estas barreras que son normales y lógicas, ya que es una tecnología que tiene que entrar en el entorno del día a día.

Total
1
Shares
NOTICIA ANTERIOR

El consumo de cemento crece un 14% en febrero

NOTICIA SIGUIENTE

El Gobierno renuncia a imponer el tope de 180 euros el MWh para frenar la escalada de precios de la energía

NOTICIAS RELACIONADAS