ENCUESTA

Dos de cada tres empresas de gran consumo todavía combinan el trabajo presencial y a distancia

Según los datos ofrecidos por un estudio sobre empleabilidad, el gran desafío de las empresas del sector de gran consumo ha sido la gestión del bienestar físico y emocional de sus trabajadores, muy por delante de la digitalización de las relaciones, la comunicación interna (6,8%) y el equilibrio entre conciliación y motivación.

El 70,5% de las compañías del sector de gran consumo continúa combinando en la actualidad el trabajo presencial y a distancia, por un 13,6% que han retomado la presencialidad con medidas y protocolos anti-COVID y un 9,1% que mantiene a toda su plantilla en modalidad de teletrabajo.

Además del teletrabajo, las compañías mantuvieron mayoritariamente sus medidas para reforzar la digitalización, el control sanitario, el rediseño de los espacios físicos, la formación y la modificación de la jornada laboral para favorecer el establecimiento de turnos y la conciliación, según los resultados de un informe que AECOC presentó en el marco de su 4ª Jornada de Empleabilidad.

Preguntados sobre qué medidas supusieron un mayor impacto económico para las empresas, la mitad indicaron tanto el rediseño de los espacios físicos como las medidas de control sanitario implantadas, por un 43% que apuntó al refuerzo de la digitalización y un 15% el refuerzo salarial.

Por otro lado, el 56,8% de las empresas del gran consumo consideró que la gestión del bienestar físico y emocional de sus trabajadores ha sido el gran desafío en recursos humanos provocado por la crisis del COVID-19.

El informe, que recoge las respuestas de 36 fabricantes y distribuidores líderes del sector del gran consumo, muestra que cuestiones como la digitalización de las relaciones (15,9%), la comunicación interna (6,8%) y equilibrio entre conciliación y el mantenimiento del grado de implicación (4,8%) son los otros grandes retos afrontados por los departamentos de RRHH.

En cuanto al impacto que ha tenido la pandemia sobre los equipos, el 63,6% de las empresas afirma que no realizó ningún ajuste en su plantilla, por un 22,7% que ha hecho contrataciones, 9,1% que en el momento de la encuesta no había hecho ajustes, aunque podría necesitarlos más adelante y un 4,5% que ya ha reajustado sus plantillas para volver a la situación anterior al estado de alarma.

En relación con la configuración de las plantillas, el 27% de las compañías considera que la crisis ha impulsado la búsqueda de nuevos perfiles profesionales a causa de la aceleración de los procesos de digitalización, del incremento de los servicios a domicilio, del refuerzo de la cadena de suministro y de la necesidad de aplicar nuevos sistemas de control sanitario especializados.

Estas nuevas necesidades también han variado ligeramente la fuente de contratación habitual de las compañías del gran consumo: mientras que antes de la pandemia el 63,6% de las compañías acudía habitualmente a universitarios, con la crisis del COVID-19 el 22,7% ha aumentado la contratación de perfiles de FP, mientras que un 45,5% sigue apostando principalmente por el talento formado en las universidades.

Para la gran mayoría de los encuestados, el 73%, la gran oportunidad para el área de RRHH, tras los acontecimientos vividos, es el refuerzo de su posicionamiento estratégico dentro de las compañías. La aplicación/ampliación de medidas de conciliación y flexibilidad laboral (68,2%), el refuerzo de la Comunicación interna (59,1%), la potenciación / mejora del teletrabajo (56,8%), el desarrollo de proyectos de engagement (45,5%) y la reinvención total del área de recursos humanos (20,5%) también ocuparon el muestreo.

Total
0
Shares
Noticia Anterior

Xabier Ortueta: “Toda economía saludable ha de tener un porcentaje relevante de su PIB anclado en la actividad productiva”

Noticia Siguiente

Safe Iberia: cómo montar una fábrica de mascarillas quirúrgicas en sólo dos meses

Noticias Relacionadas