ESTRATEGIA

¿Cómo afecta a la industria el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia?

La Asociación de Empresas Industriales Internacionalizadas, AMEC, organizó esta semana en Cataluña una interesante jornada bajo el título “Industry Last Call” en la que el ponente estrella fue Raúl Blanco, secretario general de Industria y PYME del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Blanco hizo un relato pormenorizado de los efectos que tendrá entre las pequeñas y medianas empresas la tremenda inyección de dinero procedente de Bruselas.

“La verdad es que están saliendo muchos vuelos para la Industria”, subrayó el alto cargo, haciendo alusión a la metáfora empleada para dar título al acto. “Estamos en un momento excepcional, con muchos cambios de situación, muy complicada. Si algo está claro es que la industria está en el centro y que la necesitamos para todo. Cuando más la reforcemos en sentido positivo, mejor. No hay progreso sin industria. No hay transición ecológica sin industria. No hay innovación ni digitalización sin industria”.

Blanco retomó la idea de “soberanía industrial”, término que previamente había citado en su alocución el director general de AMEC, Joan Tristany. Cuando apareció la pandemia, “hemos tirado de nuestros activos y ahí estaban nuestras empresas, nuestra industria, con capacidades muy diferentes, pero absolutamente necesarias”, explicó el representante ministerial.

El secretario general, que habla perfectamente catalán, lanzó tres mensajes muy claros:

Mensaje 1: La historia importa. Hay que entender en qué momento de la revolución tecnológica actual estamos. “Estamos en un momento donde debemos tener cierta perspectiva histórica”, dijo.

Mensaje 2: La inversión pública como palanca de la privada y como dirección a los nuevos mercados relacionados con el nuevo estilo de vida. Y citó como referente un elemento teórico ya clásico, los libros de Mariana Mazzucato: El Estado emprendedor y Mission Economy. Por un lado, el impulso de lo público, de la colaboración público-privada, para ayudar a fortalecer todas esas tendencias e impulsar proyectos industriales, tecnológicos que de otra manera no ganarían músculo. Y después, en la nueva orientación de Mazzucato, las “misiones”, cómo trasladar grandes proyectos y situarnos no solo en una visión muy apegada al terreno, sino en esas grandes visiones transformadoras que nos permiten cambiar nuestro estilo de vida como la transición ecológica y la digitalización.

Y finalmente…

Mensaje 3: El papel central y tractor de la política industrial en la transformación de nuestro modelo productivo. De la política industrial proteccionista, pasando por “la mejor política industrial es la que no se hace”, histórica frase pronunciada por Carlos Solchaga, el ministro de Industria del primer Gobierno de Felipe González, hasta la nueva política industrial co-creadora de mercados y a la par generadora de valor público. Durante años hemos estado muy lejos de la política industrial y ahora tenemos, por primera vez, una conjunción favorable para la industria.

Un momento de la jornada organizada por AMEC.

El secretario general destacó “la aceleración de las tendencias y la necesidad de contar con una soberanía industrial que en el Consejo de Competitividad de la UE, [integrado por los ministros de Economía o de Industria de los Estados miembros], se llama ‘autonomía estratégica abierta’, pero detrás lo que hay es, por un lado, soberanía industrial, pero también no renunciar al mercado interior ni al multilateralismo. Combinar esas dos facetas para ser competitivos y tener músculo ante cualquier amenaza que podamos sufrir: pandemia, cambio climático, ciberataques. Lo único seguro es que necesitamos industria”. 

A continuación, explicó el Next Generation EU, el acuerdo del Consejo Europeo del 21 julio de 2020 que supone 750.000 millones de euros en transferencias y créditos, hasta 312.500 millones en transferencias y hasta 360.000 millones en préstamos.

El Fondo de Recuperación Next Generation EU (2021-2023) incluye el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) que para España serán 70.000 millones de euros (más exactamente 69.528 millones). A estos fondos se sumarán los 79.000 millones de Fondos Estructurales y la PAC del periodo 2021-2027. Y también están los React EU (fondos europeos 2014-2020) en los que España tiene una dotación de 12.436 millones de euros, muy importantes para las Comunidades Autónomas.

Teniendo en cuenta criterios de población, PIB y desempleo, a España le correspondieron casi 70.000 millones de euros para 2021-2023 en trasferencias y en el periodo 2024-2027 hasta llegar a los 140.000 millones se podrán solicitar préstamos a partir de 2024.

Esta cantidad de 70.000 millones es una oportunidad única, resaltó Raúl Blanco, quien recordó que España, desde 1985 a 2010, recibió de la UE 80.000 millones de euros en transferencias netas. “Es una cifra absolutamente excepcional. No hay comparación en un marco histórico. ¿Es comparable al Plan de Estabilización de 1959 como hito económico?”

“Ni podemos fallar. Ni podemos hacerlo mal. Tiene que salir bien sí o sí”, agregó.

En los Presupuestos Generales del Estado del ejercicio de 2021 ya están previstos 27.000 millones de euros que se incorporan de esos 70.000 millones.

“Serán transferencias, pero tendrán un rigor, y vamos a tener que ser muy estrictos en cuanto a su diseño y aplicación. Se han marcado hitos y objetivos claros en cada una de las actuaciones del plan y la Comisión valorará especialmente que el plan incluya reformas en base a las recomendaciones-país del semestre europeo, que incluya actuaciones que den respuesta a la doble transición verde y digital (el 37% y el 20%, respectivamente, del presupuesto total), donde se valorará el impacto duradero sobre el crecimiento y el empleo, y el fortalecimiento de la resiliencia social y económica”, dijo el secretario general de Industria y PYME. 

El incremento presupuestario anual en la Secretaría General de Industria y PYME estará en torno al 50%, lo cual implica tensiones brutales en el equipo dirigente, la plantilla, los recursos, las tecnologías y la estrategia. La Administración no está acostumbrada a estos crecimientos tan súbitos.

Como es conocido, el 7 de octubre de 2020, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentó el primer borrador del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, estructurado en 14 Objetivos País, 4 Ejes Transversales (Verde, Digital, Sin brechas de género y Cohesionada e inclusiva), 10 Políticas Palanca de Reforma Estructural y 30 Componentes o líneas de acción.

Las 10 políticas palanca, subdivididas en 30 componentes, son las siguientes:

  1. Agenda urbana y rural y lucha contra la despoblación. (16% del presupuesto total de 70.000 millones de euros)
  2. Infraestructuras y ecosistemas resilientes. (12,2%)
  3. Transición energética justa e inclusiva. (8,9%)
  4. Una administración para el siglo XXI. (5%)
  5. Modernización y digitalización del tejido industrial y de la pyme, recuperación del turismo e impulso a una España nación emprendedora. (17,1%)
  6. Pacto por la ciencia y la innovación. refuerzo a las capacidades del sistema nacional de salud. (16,5%)
  7. Educación y conocimiento, formación continua y desarrollo de capacidades. (17,6%)
  8. Nueva economía de los cuidados y políticas de empleo. (5,7%)
  9. Impulso de la industria de la cultura y el deporte. (1,1%)
  10. Modernización del sistema fiscal para un crecimiento inclusivo y sostenible.

Dentro de la Palanca 5, la relacionada con la industria y las pequeñas y medianas empresas, tenemos:

  • Componente 12: Política Industrial España 2030: digitalización de sectores estratégicos (salud, automoción, turismo y comercio); plan de modernización y sostenibilidad de la industria; plan de impulso de las industrias verdes y digitalización; estrategia de economía circular.  
  • Componente 13: Impulso a la pyme: plan de digitalización de las pymes; reforma de los instrumentos de financiación para la internacionalización y diversificación geográfica; Estrategia España Nación Emprendedora; Plan de apoyo a ecosistema de PYMES y Startups.
  • Componente 14: Plan de modernización y competitividad del sector turístico.
  • Componente 15: Conectividad digital, impulso de la ciberseguridad y despliegue del 5G.

El Componente 12 tiene como objetivo la modernización, incremento de la productividad, ganar peso en el VAB para la Industria. Con cuatro apartados:

  1. Digitalización de sectores económicos estratégicos
  2. Transformación ecológica y digital de la Industria
  3. Impulso a proyectos tractores
  4. Economía Circular

El Componente 12 que tiene una dotación para los próximos tres años de 3.938 millones de euros y consiste en 3 reformas o cambios legales y 3 inversiones o actuaciones propiamente dichas:

Reforma 1 Estrategia Española de Impulso industrial 2030

Reforma 2 Política de residuos e impulso a la economía circular

Reforma 3 Instrumentos de acompañamiento a los consumidores electrointensivos

Inversión 1 Proyectos tractores de digitalización de sectores industriales

Inversión 2 Programa de impulso a la competitividad y sostenibilidad industrial

Inversión 3 Plan de apoyo a la implementación de la normativa de residuos y al fomento de la economía circular

Reforma 1 Estrategia de Impulso Industrial 2030: actualización de los mecanismos de coordinación entre la Administración General del Estado y las CCAA; actualización de la libertad de establecimiento, el sistema de calidad y seguridad industrial y el régimen de infracciones y sanciones. “Queremos consenso dentro de la política industrial a través de un Pacto de Estado por la Industria en el cual ya estamos trabajando. Se presentó un primer borrador hace poco meses y se acordó en el marco del Foro de Alto Nivel de la Industria, a través del Instituto de España que ha actuado un poco como núcleo impulsor de este Pacto. Ese texto será nuevamente validado por el Foro de Alto Nivel de la Industria, donde están presentes asociaciones empresariales y agentes sociales y posteriormente será sometido a los grupos parlamentarios para su debate. El objetivo es recuperar trabajos que ya se habían hecho anteriormente hacia 2018 y que por razones de coyuntura electoral no pudieron culminarse, aprovechar el momento ahora que tenemos recursos presupuestarios para la industria y llevar adelante ese Pacto de Estado con el máximo consenso. Y tenerlo acabado a lo largo del último trimestre de este año. Y de ahí que nazca un anteproyecto de ley para la Industria. La anterior Ley de Industria es de 1992. Nos acercamos a los 30 años en los que han pasado muchas cosas. El marco legal debe transformarse y cambiar precisamente para potenciar a la industria y dar respuesta a los retos que tiene delante”.  

Reforma 2 Estrategia de Economía Circular y Planes de Acción trienales con las medidas y actuaciones concretas. Trasposición de los elementos centrales de la normativa de residuos de la UE y establece nuevos objetivos en esta materia. Está previsto remitir el Proyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados al Parlamento a comienzos de 2021.

Reforma 3 Nuevo marco para apoyar la transformación y resiliencia de los consumidores electrointensivos. Se adopta un nuevo Estatuto que recoja los distintos instrumentos de impulso a la competitividad, la descarbonización y la eficiencia energética. Se crea y dota un Fondo Español de Reserva para Garantías de Entidades Electrointensivas (FERGEI) para cubrir los riesgos derivados de la contratación a medio y largo plazo del suministro de energía eléctrica entre consumidores de energía eléctrica que hayan obtenido la certificación de electrointensivos y los distintos oferentes de energía eléctrica en cualquiera de sus formas, incluyendo subastas.

Inversión 1 Se trata de promover grandes proyectos tractores de digitalización de sectores industriales como movilidad, salud, agroalimentario y turismo. Esta primera actuación contará con 400 millones de euros de dotación presupuestaria.  El objetivo es el desarrollo de nuevas actividades y servicios de alto valor añadido basados en los datos.

Inversión 2 El Programa de impulso a la competitividad y sostenibilidad industrial dispone de 2.688 millones de euros.

OBJETIVO:

Impulsar la transformación de las cadenas de valor estratégicas de sectores industriales con gran efecto tractor en la economía

PRIORIDADES:

  • Eficiencia energética y nuevas fuentes de energía sostenible, economía circular y la eco-innovación, mejora de las cadenas de valor; descarbonización; materiales y productos avanzados; mejora de los procesos de calidad y seguridad industrial; plataformas de interconexión de la cadena de valor de la empresa; soluciones para el tratamiento avanzado de datos; soluciones de inteligencia artificial; proyectos de simulación industrial; diseño y fabricación aditiva; proyectos industriales de realidad aumentada, realidad virtual y visión artificial; robótica colaborativa y cognitiva; sensórica.

INSTRUMENTOS:

Apoyos en forma mixta de préstamo y subvención, y el uso de los diferentes instrumentos de colaboración público-privada previstos

Impacto sobre la cadena de valor:

  • Número suficiente de empresas y entidades de la cadena, incluyendo PYMES.
  • Adecuada representación territorial de la cadena y al menos 2 CCAA.

Estructura tractora, colaborativa e innovadora:

  • Empresa líder + al menos 5 entidades participantes.
  • Al menos el 40% deberán ser PYME
  • Al menos una entidad proveedora de conocimiento.

Requisitos de proyecto:

  • Presupuesto mínimo de 40 millones de euros
  • Marcado carácter innovador y/o aportar un importante valor añadido en términos de I+D+i, que permita que se desarrollen productos o servicios nuevos con un elevado contenido de investigación o que se desarrolle un proceso de producción fundamentalmente innovador
  • Dentro de las prioridades temáticas establecidas anteriormente.
De izqda. a dcha, Pere Relats, Raúl Blanco y Joan Tristany.

En este campo de la Inversión 2, el secretario general de Industria y PYME habló de los PERTE o Proyectos Estratégicos de Recuperación y Transformación Económica. “Vamos a partir con el PERTE del vehículo eléctrico y su cadena de valor (litio, baterías, dentro de ellas, los cátodos, las celdas…) ¿Por qué? Porque la industria es la única que vertebra sociedades y territorios. El plan no nos permite inventar; tenemos que ir a cosas seguras, donde las empresas nos respondan. Queremos arrancar con este PERTE que puede ser aprobado pronto en Consejo de Ministros”.     De acuerdo al artículo 9 del Real Decreto-ley 36/2020, de 30 de diciembre, por el que se aprueban medidas urgentes para la modernización de la Administración Pública y para la ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, se abrirá un registro de empresas interesadas en participar en ese PERTE del vehículo eléctrico, en los paquetes de trabajo, en los proyectos que se definan. Posteriormente habrá una convocatoria de concurrencia competitiva para que se presenten las empresas y puedan optar a las subvenciones.

“Siguiendo este esquema – declaró Raúl Blanco –, estamos trabajando en el ámbito agroalimentario, con la misma orientación, con proyectos que vertebren, aquí la cadena de valor es mucho más amplia, pero sí hay elementos troncales, comunes para todo el sector, como puede ser la digitalización y la trazabilidad, la economía circular y elementos de innovación e inversión industrial”.      

Para tranquilizar las inquietudes de los asistentes presentes y virtuales a la jornada, entre ellos en primer lugar, el presidente de AMEC, Pere Relats, el secretario general transmitió cuatro mensajes:

  • “Esto va de proyectos”
  • “Los fondos, en el caso de Industria y la PYME, van dirigidos a las empresas”
  • “Las convocatorias se publicarán en el BOE, ni se han asignado fondos previamente, ni tienen nombres y apellidos”
  • “Las pymes tienen un papel central”  

El Componente 13 se ocupa del impulso a las pymes y dispone de 4.894 millones de euros de dotación. Incluye 2 reformas y 5 inversiones.

Reforma 1 Mejora de la regulación del clima de negocios

Reforma 2 España como nación emprendedora – Ley de Apoyo a startups

Inversión 1 Emprendimiento (427,8 millones)

Inversión 2 Crecimiento (438 millones)

Inversión 3 Digitalización e Innovación (3.509 millones de euros) Se quiere llegar a digitalizar a un millón de pymes.

Inversión 4 Apoyo al Comercio (317,7 millones de euros)

Inversión 5 Internacionalización (202,15 millones de euros)

Reforma 1 Se va a trabajar en mejorar el marco regulatorio y el clima de negocio, con una nueva Ley de Creación y Crecimiento Empresarial, una ley de reforma de la Ley Concursal para el mantenimiento de las unidades productivas

Reforma 2 Se prevé una Ley de Apoyo a Startups tanto para creación como para generación de esta clase de empresas.

En cuanto a calendarios “mayo, junio y julio serán meses decisivos para estas convocatorias”, adelantó el secretario general de Industria y PYME. A partir de aquí, siendo un ejercicio de tres años, 2021-2022-2023, “hay que madurar bien los proyectos, ver si están o no en el momento de presentación. Habrá convocatorias de manera recurrente y con dotación presupuestaria creciente, porque hemos sido prudentes. Este año es complejo por la elaboración y el diseño de la convocatoria, pero 2022 y 2023 serán más automáticos”.

En las conclusiones, Blanco también destacó el apoyo financiero que prestará el Estado a través de la Compañía Española de Reafianzamiento (CERSA), y el apoyo en forma de asesoramiento y capacitación de la mano de la Escuela de Organización Industrial (EOI).

Como cierre de su exposición, citando la mitología griega, el alto cargo del Ministerio de Industria aludió a Cronos (el paso del tiempo) frente a Kairós (el momento adecuado). “Estamos en el Kairós. No vamos a tener otro plan similar”. “Tenemos que mantener nuestro core business industrial. Eso es absolutamente necesario. Somos de los pocos países capaces de ser fabricantes integrales de coches, barcos, trenes, aviones, molinos eólicos, satélites… No hay muchos países en el mundo que tengan ese core business. Y eso a veces no lo valoramos. Lo perdemos de vista”, terminó diciendo Raúl Blanco.

Total
0
Shares
Noticia Anterior

La Junta de Andalucía confirma su apoyo a Innovalia, un consorcio público-privado de tecnología digital

Noticia Siguiente

La Industria, ¿la Cenicienta de la campaña electoral?

Noticias Relacionadas