INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Entrevista: Jaime Martel, CEO de ITELLIGENT: “El potencial de la IA en la industria es muy alto y creo que hasta ahora sólo hemos ‘rascado’ la superficie”

Con más de 13 años de trayectoria, ITELLIGENT aplica la Inteligencia Artificial, Simulación y Optimización en negocios de los más diversos sectores. Jaime Martel, CEO de la compañía, reconoce que, a día de hoy, ya “no hay que convencer a las empresas del valor que la analítica les puede aportar”, pero “es muy alto” y el potencial mucho mayor del actualmente conocido. En relación a los apoyos públicos a la transformación digital, Martel considera que son importantes, “no sólo mediante ayudas o subvenciones sino también con marcos de referencias claros que permite a la industria incorporar las nuevas tecnologías”.

¿Hablamos a día de hoy de industria 4.0 o ya de industria 5.0?

Por ahora, creo que debemos seguir hablando de industria 4.0 aunque probablemente en el futuro sí podremos hablar de la industria 5.0. pero esta quinta revolución está por llegar.

¿Qué servicios ofrece ITelligent a la empresa industrial?

En ITELLIGENT llevamos más de trece años aplicando Inteligencia Artificial, Simulación y Optimización para la mejora de negocio de nuestros clientes. Ayudamos a nuestros clientes a aprovechar la oportunidad que los datos ofrecen. Desarrollamos sistemas que permiten poner en valor los datos que las empresas capturan, su hibridación con datos de otras fuentes tanto internas, por ejemplo ERP, como externas (Open data). A partir de aquí, según la necesidad, generamos modelos de analítica que les ayuden a mejorar sus resultados, que son accesibles a través de plataformas webs.

¿Qué potencial tiene a día de hoy la inteligencia artificial para la industria?

El potencial es muy alto y creo que hasta ahora sólo hemos “rascado” la superficie. Desde la detección temprana de oportunidades y amenazas para el negocio, como pueden ser los sistemas de Inteligencia Comercial, Inteligencia Competitiva, Vigilancia Tecnológica, etcétera, hasta la mejora de las operaciones (planificación de operaciones, soft models, gemelos digitales…).

¿En qué principales proyectos se encuentran trabajando?

Actualmente, estamos trabajando en proyectos de Vigilancia Tecnológica para el sector cárnico, diversos proyectos de Inteligencia Comercial para el sector energético, procesamiento inteligente de documentos para el sector de la ingeniería, entre otros. Además, a nivel investigación venimos trabajando en el área de procesamiento de imágenes y planificación de operaciones.

Tienen sede en Sevilla, Cádiz y Madrid, ¿tienen previsto abrir más oficinas en España y a nivel internacional?

No lo descartamos. Actualmente, estamos desarrollando diversos proyectos internacionales en consorcio con otras empresas para el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA). Y para ello, hemos ampliado el equipo de trabajo con personal en Latinoamérica. Tenemos empleados en Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Venezuela.

A lo largo de su trayectoria, ¿qué ha cambiado de los servicios iniciales a los que ofrecen en este momento?

Estos diez años hemos vivido grandes cambios. En el año 2008 cuando comenzamos, el desarrollo de plataformas de inteligencia y big data eran conceptos nuevos y difíciles de vender, había que convencer al cliente del valor que les podía aportar. Afortunadamente, hoy no hay que convencer a las empresas del valor que la analítica les puede aportar, lo que sin duda es una gran ventaja.

Otra diferencia importante es que hace una década, gran parte de los proyectos se enfocaba a la puesta en valor de datos externos (datos extraídos de Internet). Eran proyectos encaminados a la generación de distintas inteligencias que pudiesen suponer una oportunidad para las empresas (inteligencia competitiva, inteligencia de mercado, geomarketing, etcétera). Actualmente, las empresas están cada vez más digitalizadas, cuentan con nuevas fuentes de datos internos -por ejemplo, sensores- que ofrecen nuevas oportunidades. Aunque, en muchos casos, la puesta en valor de estos datos internos requiere procesos complejos de homogeneización y armonización que reducen la aplicabilidad de la analítica.

¿Cómo estima que se transformará la empresa industrial en la próxima década?

Desde nuestra perspectiva, la clave son los datos, aunque “tener datos” no es lo importante. Hay que tener los datos adecuados, en los formatos adecuados, aquí puede ayudar la definición de estándares que faciliten el uso de los datos. Además, en algunos casos de uso, serán necesarios el acceso a datos de terceros lo que va a requerir el desarrollo de mecanismos confiables para que las empresas estén dispuestas en compartir datos que en algunos casos puedan ser sensibles.

¿Cuentan con programas de formación y/o colaboración con universidades, formación profesional?

Sí, aunque en nuestra empresa no nos dedicamos a la formación, sí que hemos colaborado con universidades y entidades diversas. Actualmente, somos docentes en algunas universidades andaluzas y en Masters en las áreas de Big Data e Inteligencia Artificial en la EOI (Escuela de Organización Industrial).

Asimismo, realizamos formaciones in house para empresas que quieran incorporar conocimiento sobre alguna área de especialización.

¿Cree necesario el apoyo de la Administración para la transformación digital de la industria española? Si es así, ¿se está haciendo lo suficiente o cómo considera que debe ser su rol?

Sí, claro. Es fundamental que la administración pública apoye la transformación digital de la industria. No sólo mediante ayudas o subvenciones sino también con marcos de referencias claros que permite a la industria incorporar las nuevas tecnologías.

Total
0
Shares
NOTICIA ANTERIOR

La Comisión Europea pone su software a disposición pública para beneficiar a empresas, innovadores y administraciones

NOTICIA SIGUIENTE

Trabajo prestará especial atención al sector de la recogida de residuos por su alta siniestrabilidad

NOTICIAS RELACIONADAS